Imprimir

Un incendio en Caldas destroza tres naves y evidencia carencias en el polígono

lucía romero caldas | 09 de mayo de 2018

Un incendio destrozó ayer tres naves industriales del polígono de Veigas de Almorzar, en Caldas de Reis. Las llamas se iniciaron después de la media noche

Un incendio destrozó ayer tres naves industriales del polígono de Veigas de Almorzar, en Caldas de Reis. Las llamas se iniciaron después de la media noche y se desconocen las causas y el origen, aunque los investigadores se centran en la más afectada, una antigua marmolería dedicada hoy a productos de cuartos de baño de resina. El fuego también dañó camiones de una empresa de transportes y quemó o dejó inservible todo el stock de una firma de revestimientos de fachadas y tejados. Afortunadamente no hubo ningún herido y no se produjeron daños ambientales, aunque la Xunta activó el Plan Camgal para evitar la llegada de aguas residuales de la extinción al río Umia. Sin embargo, una vez más, se puso de manifiesto la carencia de bocas de incendios en este parque industrial y que obligó a llamar a nodrizas cargadas de agua procedentes incluso desde Porriño. El incendio se dio por controlado a primeras horas de la mañana, pero fue a las ocho de la tarde cuando se declaró extinguido.

Incertidumbre y cierre temporal
El incidente dejó temporalmente sin actividad a la empresa más afectada y a la firma dedicada a revestimientos, pero Devesa Expréss, dedicada al transporte de marisco y pescados a nivel internacional y con una plantilla variable de 83 personas, continuó trabajando mediante el uso de móviles y otros dispositivos. “No podemos decirle a nuestros clientes que estamos cerrados, tenemos a toda la flota de viaje”, explicó su responsable de gestión y facturación y de Recursos Humanos, Rosa Carballo. Gracias a su intensa actividad, en la nave de Veigas de Almorzar–destinada a oficinas y labores de mantenimiento diario–, solo tenía dos tráilers y dos camiones de los 28 que componen su flota y sobre las cinco de la madrugada, cuando las llamas estaban controladas, sus propietarios y algunos empleados que se acercaron al lugar los sacaron al exterior. Los vehículos quedaron tiznados y las partes plásticas deformes, derretidas por el calor, pero Carballo tenía la esperanza de poder salvar, por lo menos, las cabezas tractoras (aún tenían que revisar los motores).

Investigación e hipótesis
Las elevadísimas temperaturas alcanzadas en el incendio terminaron provocando el colapso y derrumbe de una parte importante de los tejados de panel de sándwich de las naves, que están contiguas y esto provocó que las llamas se extendiesen rápidamente. Los bomberos del Consorcio Provincial de Pontevedra han abierto una investigación para esclarecer las causas y ayer lo único que parecía meridianamente claro es que las llamas empezaron en la parte trasera de la nave dedicada a productos de ducha de resina, la ubicada en medio.
Si Devesa Expréss podía seguir trabajando, aunque no descartaba tener que buscar un emplazamiento provisional ante la posible demora de la reparación (revisión de los peritos, obras, etc.), la tercera afectada, se temía lo peor. Se trata de Dismonte Distribución y Montajes técnicos, una firma viguesa que desde Caldas distribuye para toda Galicia revestimientos para fachadas y tejados de diferentes materiales (metal, madera, vinilo, etc.). La nave era su almacén y lo sucedido “parece suficiente para pechar, pero será o xerente quen determine como afrontamos a situación”, explicaba ayer uno de sus empleados. Justamente el viernes había recibido dos camiones cargados de material.
En cuanto al dispositivo, duró unas 20 horas entre la extinción y los trabajos de refrigeración y desescombro, y movilizó a 26 efectivos y una decena de vehículos de emergencias, aproximadamente.

Miles y miles de litros de agua
El sargento del Consorcio, David Padín, explicó que primero participaron dotaciones de O Salnés, pero vista la magnitud, se movilizaron más medios, contando finalmente con Protección Civil de Caldas y Vilagarcía, así como el Servizo Municipal de Emerxencias de esta ciudad, pero también los GES de Valga, A Estrada y Padrón, bomberos de Morrazo y bombas nodrizas de Porriño y de la Axega, a mayores. Y es que fue necesario transportar hasta el polígono miles y miles de litros de agua ante la carencia de una red de hidrantes, tal y como lamentó el bombero. No es la primera vez que se pone de manifiesto el peligro que supone la falta de este servicio. Asimismo acudió la Policía Local y Guardia Civil y agentes de Medio Ambiente de la Xunta. El Servizo de Gardacostas activó el Plan Camgal en fase de alerta pare evitar que las aguas sucias de la extinción llegasen al Umia. Afortunadamente no se hallaron restos ni en las alcantarillas ni el río, que pasa a escasos metros del parque.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/vilagarcia/incendio-caldas-destroza-naves-evidencia-carencias-poligono/20180508233225211913.html


© 2020 Diario de Arousa