Imprimir

Un incendio destroza un piso en la calle Alfonso VII e intoxica a cuatro vecinos

l. r. caldas | 27 de junio de 2016

La habitación donde se originó era una bola de fuego	cedida
La habitación donde se originó era una bola de fuego cedida

El reloj marcaba algo más de las nueve de la mañana cuando un incendio despertó a los vecinos de la calle Alfonso VII. El primer piso del número 30 estaba en llamas y desde las viviendas de enfrente contemplaban con estupor como una de las estancias estaba completamente tomada por el fuego. E

El reloj marcaba algo más de las nueve de la mañana cuando un incendio despertó a los vecinos de la calle Alfonso VII. El primer piso del número 30 estaba en llamas y desde las viviendas de enfrente contemplaban con estupor como una de las estancias estaba completamente tomada por el fuego. Era la habitación de B.G.F,, que reside en el piso junto a su hijo, de unos 14 años de edad. Ambos fueron rescatados con la ayuda de un vecino y los tres, más otra persona, tuvieron que ser atendidos de intoxicación por inhalación de humo en el Hospital de Montecelo. La vivienda quedó destrozada hasta el punto de que los bomberos no podían avanzar ayer las posibles causas del incendio, que obligó a desalojar a todo el bloque.
Los bomberos de O Salnés recibieron el aviso sobre las 9:37 y hasta el lugar se desplazaron inmediatamente las dotaciones de guardia (Vilagarcía y Ribadumia). Cuando llegaron a la calle, que desemboca en Dolores Mosquera, la mujer y su hijo ya habían abandonado la vivienda ayudados por varios vecinos. Uno de ellos intentó sofocar el fuego con un extintor, pero para entonces las llamas ya avanzaban con voracidad por la casa, alimentadas por la cantidad de ropa existente en la habitación donde se originaron y en la que se encontraba la caldense B.G.F., que es trabajadora del Concello de Caldas de Reis.

labores de extinción
Los efectivos antiincendios tuvieron que derribar la puerta para acceder al piso y ya se encontraron con un incendio muy avanzado. Según explicaron posteriormente, la vivienda quedó totalmente destrozada y los techos sufrieron importantes daños. De hecho, estuvieron más de dos horas trabajando en el lugar, escombrando para sofocar por completo las llamas.
El humo, denso y negro, se trasladó a la calle y afectó a las zonas comunes del edificio, obligando a desalojar al resto de ocupantes del bloque, por precaución. Además, un turismo aparcado bajo la vivienda afectada también sufrió daños.
El dispositivo se cerró sobre las 13 horas y a primera hora de la tarde, por lo menos el niño ya había recibido el alta. Tanto él como su madre y otros dos residentes fueron evacuados desde el centro de salud de Caldas a Montecelo al sufrir una intoxicación por inhalación de humo, informaron desde el 112 Galicia.
El alcalde, Juan Manuel Rey, se acercó al lugar para interesarse por el estado de los vecinos. Y es que el suceso sobresaltó a la localidad. El olor a quemado se detectaba en las inmediaciones y una caldense comentaba después que en un primer momento pensó que se trataba de la quema de rastrojos en alguna finca.
Según fuentes vecinales, un papel destacado también tuvieron los trabajadores de la oficina de Correos, que se encuentra en la misma calle, porque dieron cobijo a las personas que resultaron intoxicadas por inhalación del humo en un primer momento. Estaba abierta con motivo de las elecciones.
En el dispositivo participó un importante número de efectivos, tanto del Parque de Bombeiros do Salnés, como de Protección Civil de Caldas, Emerxencias de Vilagarcía, así como del GES de Valga y agentes de la Policía Local caldense y de la Guardia Civil.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/ulla-umia/incendio-destroza-piso-calle-alfonso-vii-intoxica-vecinos/20160627024852149114.html


© 2020 Diario de Arousa