Imprimir

PERRENCHAS A LA SOMBRA DEL GAIÁS

Manuel Ferreiro |

Diario de Arousa | 24 de mayo de 2013

En Santiago andan muy sobrados de tiempo. Tal vez lo saquen de los largos períodos de espera en las antesalas

En Santiago andan muy sobrados de tiempo. Tal vez lo saquen de los largos períodos de espera en las antesalas de los juzgados que tanto visitan últimamente los responsables municipales en condición de imputados.
Y seguro que entre toma y toma de declaración y aprovechando que Fontiñas queda a tiro de piedra del Gaiás, a algún amigo de meter la mano en la caja pública se le ocurrió que la Xunta, ya que decidió paralizar el “Deserto da Cultura”, podía compensar el agravio a la capital del reino con el cierre de Alvedro y Peinador.
De este modo, la catedral se garantizaría visitantes y miles de vigueses y coruñeses tendrían que gastarse sus euros en los peajes y en los bocatas que sirven en la megaterminal que acaban de estrenar, esa que no se llenará ni juntando en un día a los viajeros del último lustro.
Y para apoyarse en algo, reúnen a los representantes de cuatro juntas de vecinos, se inventan unos cuantos apoyos de unos colegios profesionales que aseguran que no saben nada del asunto y ya tienen una plataforma ad hoc para su fin.
Por si esto fuera poco, se coge a la exportavoz del PP en el Concello, del que salió para que no acabara a bofetadas con el alcalde, (por cierto, de su mismo partido) y se le deja tener cuenta en twitter. Eso es suficiente para que la mujer se embale y termine felicitando a la Xunta por “robarle” a Alvedro un enlace que Negreira ya había anunciado y conseguir (según su propio escrito) a través del dinero de Turgalicia que los aviones turcos teminen aterrizando en la ciudad del Apóstol “matamoros”.
Feijóo, mientras su flamante voceira mete la pata hasta el píloro, promete que la Xunta distribuirá las ayudas para los aeródromos atendiendo solo a criterios técnicos y, justo en ese momento, las carcajadas hacen que el discurso del presidente deje de ser inteligible, y, lo que es peor, creíble.
Dicen de los gallegos que llevamos el minifundio en los genes, clavado en el medio de nuestro cerebro, pero se equivocan. En realidad, más parece que un buen número de gallegos lo que no tienen es cerebro y sus reacciones provienen de órganos menos sofisticados, más primarios.
Son los que producen la reacción a la que estamos asistiendo y ante el juguete roto en el que se ha convertido el millonario derroche de la Cidade da Cultura, pretenden que los demás niños de la guardería también se queden sin su ración de helado.
Es tal la estúpida perrencha que padecen que los sollozos no les dejan disfrutar de los millones de cosas buenas que tienen. Son así, al fin y al cabo, mal de muchos...

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/author/perrenchas-a-la-sombra-del-gaiasen-santiago-andan-muy-sobrados-de-tiempo-tal-vez-lo-saquen-de-los-largos-periodos-de-espera-en-las-antesalas-de-los-juzgados-que-tanto-visitan-ultimamente-los-responsables-municipales-en-condicion-de-imputados-y-seguro-que-/20130524022218027511.html


© 2019 Diario de Arousa