Imprimir

Radiografía de un país

José María Villot |

Diario de Arousa | 22 de agosto de 2019

Una ojeada al paisaje y al paisanaje nos ofrece la foto de nuestro entorno que se extiende por toda la piel de toro. Ahí nos encontramos con las familias de clase media, en confesión de la presidenta de la autonomía madrileña, que –como todos los ciudadanos sabemos– tiene a mano un préstamo del último trimestre de una fundación pública, varios inmuebles, una empresa familiar y una deuda del IBI de cinco años. Lo normal…

Luego están los pobres que cada vez son más, si atendemos a los datos de la cocina económica, de la asociación que preside el padre Ángel o la lista de los desahuciados. Están los parados y los empleados temporales. Aquí, aunque usted no lo crea, son legión y la mayoría son empleados públicos menores de cuarenta años y se encuentran en la sanidad, la educación, etc., con las consecuencias que ello supone.

En Educación, por ejemplo, España es el país que menos dinero gasta y los presupuestos (la prueba del nueve) tienen los mismos números que ¡en los años ochenta! 

Tenemos a los “pobres empresarios” que se están suicidándose a puñados pues “la subida del salario mínimo les hace temblar pues, ellos tan piadosos, tendrán que subir los artículos en cuatro o seis euros para equilibrar ¿?, sus contabilidades. Tenemos luego a los ricos que, según nos informan en “El País”, los grandes patrimonios españoles adoptan un perfil conservador (conservar sus ganancias) y prefieren los activos internacionales. Españoles si, pero tontos, poco. No confundan el corazón con la cartera. 

Contamos con un buen número de “bolseros”, los que mueven la Bolsa, que amasan fortunas tan notables que son capaces de alzar o hundir los mercados. Antiguamente le llamaban mercaderes y les echaban de los sitios a latigazos. Ahora, cuentan, en muchos templos cambian los latigazos por los cajeros automáticos. 

Y así, poquito a poco, se fueron haciendo con catedrales, iglesias, conventos, escuelas, abadías, solares, al amparo de una ley franquista subrayada por el señor Aznar en 1998 y que ahora se investiga. Saludemos la vuelta a la actualidad de un juez que fue apartado del caso Gürtel por su cercanía al PP, que se hizo aún más famoso, por ir en moto sin casco pero con varias copas de más. El PP nunca abandona a los suyos y es el nuevo consejero de Justicia del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Señores, qué paisaje, qué paisanaje. Como para salir corriendo.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/jose-maria-villot/radiografia-de-un-pais/20190821205300246511.html


© 2019 Diario de Arousa