Imprimir

Al Ribadumia ya solo lo salva una concatenación de milagros

g. sánchez ribadumia | 06 de mayo de 2019

Manu Bugallo forzó para ayudar al equipo y se resintió de la lesión, mientras que Aythami fue expulsado por protestar | gonzalo salgado
Manu Bugallo forzó para ayudar al equipo y se resintió de la lesión, mientras que Aythami fue expulsado por protestar | gonzalo salgado

RIBADUMIA   1 - 2 COMPOSTELA
 

Perdió ante el Compostela víctima de una mala primera parte y sella su caída de forma virtual. Ya solo puede luchar por acabar decimosexto y aún así lo tiene complicado

El Ribadumia perdió ayer en A Senra ante el Compostela 1-2, un resultado que supone el descenso virtual a Preferente del equipo aurinegro, cuyo único objetivo alcanzable en las dos últimas jornadas es superar a Céltiga y Laracha en la tabla para evitar el descenso directo y quedarse a expensas de posibles ascensos de equipos gallegos a Segunda B. 


El Ribadumia jugó una mala primera parte, incómodo ante la presión avanzada del Compos y además  estuvo muy mal en defensa. Se fue 0-2 al descanso y reaccionó en la segunda parte, cuando ya contra diez fue capaz de acortar distancias pero le faltó tiempo y decidir mejor en los últimos metros para poder puntuar.


Mermado por las bajas en defensa, sufrió mucho en la primera parte tanto para iniciar el juego ante la presión del Compostela como para frenarlo en campo abierto. Fue así como llegó el 0-1 a los cinco minutos. Abelenda metió un pase en profundidad sobre el desmarque de Aythami, que le ganó el espacio a Manu Bugallo para plantarse ante Pazos y batirlo de remate cruzado abajo.

El equipo santiagués salió mucho más enchufado que su rival y el gol reforzó su plan. Al contrario de los aurinegros, a los que pareció pesar su delicada situación en la tabla. El Compostela tuvo todas las ocasiones en los primeros veinte y cinco minutos. Aythami de cabeza a la salida de un córner estuvo a punto de hacer el 0-2, pero lo evitó Roberto Pazos.  En la siguiente llegada los visitantes no perdonaron. Otra acción en la que el Ribadumia dio facilidades, demasiado blando y lento. En un balón parado a favor del equipo de Luis Carro, el Compostela envió un despeje largo a mediocampo, Diego Abal no dirigió bien su despeje y Aythami le ganó la carrera a campo abierto a Manu, ayer de central, para plantarse ante Pazos y asistir a Micki, que marcó a placer.


Roberto Pazos evitó que el partido quedase ya sentenciado al descanso. Primero atrapó un disparo de Álex Ares, que se desbordó muy fácil a Manu. A la media hora el veterano portero cambadés salvó un remate de cabeza de Aythami, que culminaba una fase de partido de dominio del Compostela. Y en el 39 salvó otra clarísima en remate de Álex Ares en área pequeña tras otra pifia local en un pase atrás hacia su portero que interceptó Aythami. Aún tendría un par de ocasiones más el tercer clasificado, que ayer aseguró su presencia en el play-off, en un disparo de la frontal que despejó Pazos y un córner que cabeceó Mon alto.


La producción ofensiva del Ribadumia en la primera parte fue pobre, le costó triangular y generar ante la presión del Compostela. Un disparo desde la frontal de Cerqueiras que no cogió portería y otro de Aarón, demasiado flojo, culminando la mejor jugada local en la primera parte, fueron los únicos avisos.

Reacción
Como era de esperar la presión visitante bajó enteros en la segunda parte, además Luis Carro introdujo un doble cambio en el descanso que mejoró a su equipo. Eloy, uno de los jugadores de refresco, dio el primer aviso.  A los cinco minutos de la reanudación el técnico local tuvo que agotar los cambios porque Manu Bugallo se resintió de su lesión muscular. Cinco minutos después, ya con los locales dominando, Aythami vio la segunda amarilla por protestar y dejó al Compostela con diez.


El Ribadumia acortó distancias superada la hora de partido, en una transición llevada por Eloy, que habilitó en carrera a Aarón, el delantero de Cangas sentó a Casas con un recorte en área, remató con la derecha y paró Anxo, dejando el balón suelto en área pequeña para que Cerqueiras empujara al fondo de la red. 


El Ribadumia acentuó su dominio y tuvo ocasiones, sobre todo en un disparo de Monchito desde la frontal que despejó Anxo a falta de un cuarto de hora. El Compostela, prácticamente en su primera llegada en la segunda parte en el 78 perdonó el 1-3. Remeseiro lanzó con mucha intención desde la frontal Pazos tocó lo suficiente y el balón se estrelló en el poste, Santi envió alto el rechace completamente solo en área pequeña.


Con la entrada de Uña los visitantes trataron de congestionar el centro del campo local, adelantando a Casas junto a Mon y Remeseiro. La variación frenó el dominio aurinegro. El Ribadumia apenas generó ocasiones en los últimos minutos.  Ahora ya necesita una concatenación de milagros

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/deportes/ribadumia-solo-salva-concatenacion-milagros/20190506001555240213.html


© 2019 Diario de Arousa