Imprimir

Salvemos Venezuela

Ventureira |

Diario de Arousa | 08 de febrero de 2019

La escalada de violencia que se está generando en Venezuela se convierte en un peligro para la población, especialmente para los cerca de 170.000 españoles, la mayoría gallegos y canarios, que allí viven y que resisten como pueden al temor, cada vez más extendido, a una posible guerra civil. En esta situación, los españoles miran con enorme inquietud la tormenta inhumana que se abate sobre un país que vive una tiranía represora y que se convierte en un tsunami que te acaba paralizando. 

“Venezuela es una bomba a la espera de lo que pueda pasar. A este Gobierno lo mantiene en el poder la cúpula de altos militares, corruptos y traficantes, ya que mucho más del 80% de los venezolanos no quiere al tirano Maduro”. Así se explica mi primo Freddy, nacido en Venezuela, pero de ascendencia gallega. Vive en La Victoria, en el estado de Aragua. Tiene 61 años y tres hijos. Sus padres, Tina y Patiño, están enterrados en ese país, habían vivido en la calle de la Torre, avenida de Hércules y plazuela de las Bárbaras. Tiene terror. Él y su familia viven atemorizados por la ausencia de un Estado de Derecho.

A pesar de su distanciamiento físico de España, sus pensamientos están en La Coruña. “Ahí pasé unos hermosos años”, recuerda, insistiendo en que a ese país le cayó el chavismo que desde que llegó al poder, arruinó a la nación más rica de Sudamérica hasta tal punto de que se acabó destruyendo la producción petrolera. “Somos un país petrolero y el Gobierno tiene que comprar gasolina en el exterior. Incomprensible”. 

Según Freddy, Venezuela está en banca rota. Los gobernantes saquearon el país junto con los militares de alto rango. No puedo olvidarme de los alimentos. Están súper caros y existe una escasez espantosa. Tampoco hay medicinas. Como caigas enfermo, acabas muriéndote. Salir a la calle es jugarte la vida. Vives en una permanente alarma. Nunca sabes por dónde puede llegarte el peligro. Y para despedirse, un deseo: “Por el amor de Dios. Por lo que más quieran. Que nadie se olvide de nosotros. Salvemos a Venezuela”. Ahí queda.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/ventureira/salvemos-venezuela/20190207191448232857.html


© 2019 Diario de Arousa