Miércoles 16.01.2019
La Opinión de

Tanta trena afecta ya a Junqueras

Menuda suerte tuvo Oriol Junqueras, el presunto hermano gemelo de Miguel Durán, el de la ONCE, con que el juez decidiese mantenerlo...

Los caramelos que odian los veganos

Los caramelos Fisherman’s Friend son esos que te metes en la boca y tienes la impresión de que estás chupando un pimiento de Padrón,...

La única forma de callar a Mourinho

Mourinho –con “nh”, que en la fala de la otra orilla del Minho quiere decir persona asalvallada, por contraposición a Mouriño con “ñ”,...

La palabra y la camiseta

A los futbolistas les dio una temporada por llevar debajo de la camiseta de su equipo otra con un mensaje –lo mismo podía ser...

El motivo de los lumes en O Courel

Los lumes fueron siempre cosa del verano. Un conselleiro de Montes o de Medio Rural, que la denominación es cambiante, que no haya...

Una preocupación sobrecogedora

María Teresa Campos se lo comió todo –no físicamente, que eso le va más a su hija Terelu– sino como comunicadora, en la radio, en la...

Mucho músculo y poco cerebro

A John DePass le dio de chaval por el culturismo. Con el frío que hace en Canadá, no es mala opción, pues en el gimnasio se está...

La hora de dar la cara

El culto al líder es el pilar sobre el que se asienta Podemos. Así que cuando Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias le...

La Marea del Sar se aproxima al PP

La convivencia entre el coruñés que gobierna Santiago, Martiño 2.0 Noriega, y el exjuez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luís...

La comida de Ibiza en versión china

EL sofrit pagés es un guiso que se cocina en Ibiza en el que se mezclan varias carnes, con patatas, verduras, sobrasada y butifarra. Lo...
Artículo destacado

Yolanda Díaz confirma que estar en Madrid le sienta muy mal

Yolanda “la Yoli” Díaz formaba una agarimosa pareja de hecho –de hecho político, ¡eh– con el ya octogenario Beiras –entonces aún no lo era– que cerraba todas sus comparecencias con un bico. Ella decidió romper la relación con el nacionalista del pelo crecho, porque quería conocer mundo y se marchó a Madrid. Allí encontró acomodo en el Congreso, pero no era completamente feliz, andaba un poco…