lunes 06.04.2020

Los agricultores denuncian en Madrid la inestabilidad del sector

La cúpula de Vox acudió a la manifestación pero tuvo que abandonarla al 
ser increpada
Cientos de manifestantes se concentraron ayer en la sede del Ministerio de Agricultura | ricardo rubio (efe)

Varios centenares de agricultores madrileños (400 según la Policía Nacional y un millar según los convocantes) se concentraron frente a la sede del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) para denunciar que su situación es “límite” por la falta de rentabilidad.

Los concentrados, presididos por una gran pancarta bajo el lema “Salvemos el campo de Madrid” colocada frente a la entrada del ministerio, coreaban, entre trompetas y silbatos, lemas como “El campo no se vende, se defiende”, y había también pequeños carteles en los que se podía leer “Nos pagan poco y os cobran de más” o “Sin campo, no hay vida”.

Los convocantes de las protestas –las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA de Madrid– han leído un comunicado en el que reclaman precios justos para los productores y combatir los elevados costes de producción, además de denunciar los recortes que llevan años sufriendo en las ayudas de las administraciones públicas .

También han pedido un mayor control de la fauna salvaje, para que sea viable su convivencia con la actividad agrícola y ganadera, un sistema de seguros agrarios “más justo”, para que no dispare los costes de producción, y mejores políticas para luchar contra la despoblación en el medio rural.

Según apuntó, todas esas medidas son necesarias porque la situación es “límite” y la sufren “cientos de miles de familias” que se dedican a la producción de alimentos en España.

Durante la protesta, el agricultor Florencio Cid explicó que los precios que recibe por la producción de cereales y aceite en su explotación madrileña son los de “hace 30 años” y que sin embargo los costes se han “multiplicado por tres”.

La cúpula de Vox, liderada por Santiago Abascal, acudió a la protesta y generó la controversia, apoyados por unos y rechazados por otros. Frente a aquellos que no veían oportuna su asistencia -”no es el momento ni la forma” e incluso les invitaban a abandonar-, otros manifestantes sí la estimaban lícita porque, dicen, “al menos vienen, no como otros”.

Abascal explicó que acudían “de corazón” para brindarles su apoyo en el Parlamento, a lo que muchos le agradecieron el gesto pero le recordaron que la manifestación no era política, tras lo abandonó la concentración.

Los agricultores denuncian en Madrid la inestabilidad del sector
Comentarios