martes 15.10.2019

El comité de Ferroatlántica en Cee se muestra dividido ante la venta de la firma

TPG Sixth Street, el fondo que compró las centrales a Villar Mir, afirma que quiere “reforzar el tejido industrial de Galicia”

Manifestación en Cee de los trabajadores de Ferroatlántica el pasado 2 de enero | archivo ec

El comité de empresa de Ferroatlántica en Cee-Dumbría ha recibido con discrepancias el anuncio de la venta de las centrales hidroeléctricas y la planta de ferroaleaciones al fondo estadounidense TPG Sixth Street Partners.

El presidente del comité, Santiago Paz (independiente), explicó que, en la reunión con la dirección de la empresa, los trabajadores comunicaron que el acuerdo era “insuficiente” y que corresponde a la Xunta evaluar si la operación “requiere garantías” para asegurar el cumplimiento de las condiciones de las concesiones.

El comité de empresa está conformado por cuatro integrantes de CGT y tres independientes, que constituyen la mayoría; mientras que la CIG cuenta con seis representantes.

Ayer, el portavoz de CGT Juan Villar calificó de “muy positivo” el compromiso adquirido por el comprador del centro, que “asume todas las condiciones y cláusulas que rigen las concesiones”. 

ERTE
Villar explicó que la empresa adquirió “compromisos que refuerzan la viabilidad y el futuro del centro”, como el arranque de “todos los hornos en julio” y la retirada del expediente de regulación de empleo temporal (ERTE).

El ERTE en Ferroatlántica, que afecta a Cee-Dumbría y también a Sabón, empezó a aplicarse a finales de febrero e, inicialmente, estaba previsto hasta el 28 de febrero de 2021. 

El contrato entre el grupo inversor y Ferroatlántica también incluye un plan de inversiones de 14 millones de euros a cinco años, “prioridad” en el arranque de los hornos respecto al de los otros centros de Ferroglobe, garantía de suministro de materias primas “en las mismas condiciones que los otros centros” y también de compra del producto final “en igualdad de condiciones”.

Por su parte, la CIG aseguró que “el intento de venta” de Ferroatlántica es “ilegal” y que cree que dejaría a las fábricas como “subcontratas” de Ferroglobe.

Además, la central nacionalista reclamó a la Xunta “que intervenga para impedir esta operación fraudulenta”.  A su juicio, el “proyecto de venta constituye una operación encubierta de segregación y venta de las centrales hidroeléctricas”. 

Ferrogloble, participada en un 55% por Grupo Villar Mir (GVM), alcanzó un acuerdo para vender a TPG Sixth Street Partners, en asociación con la española Ithaka, el cien por cien del capital de Ferroatlántica por 170 millones de euros. La operación afecta a las 10 centrales hidroeléctricas que la compañía tiene en la cuenca del río Xallas, con una capacidad de generación de 167 megavatios, y a la planta de Cee-Dumbría, que cuenta con una capacidad de producción de más de 175.000 toneladas de ferrosilicio y aleaciones de manganeso. 

TPG Sixth Street anunció que abordará un plan de inversiones en estos activos para “incrementar su posición competitiva y su productividad”.

El fondo manifestó asimismo su compromiso de “proteger las condiciones laborales y de seguridad de los trabajadores”, la “sostenibilidad del negocio” y su voluntad de “reforzar el tejido industrial de Galicia”.

El comité de Ferroatlántica en Cee se muestra dividido ante la venta de la firma
Comentarios