Lunes 19.11.2018

La reforma para reforzar la unión de la eurozona no logra despegar

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona retomaron ayer el debate sobre cómo reforzar su unión económica y monetaria sin fraguar nuevos acuerdos políticos, solo con el compromiso de intensificar sus reuniones si quieren lograr algún progreso tangible en diciembre.

Nadia Calviño conversa con el ministro de Finanzas griego, Euclid Tsakalotos, tras la reunión | florian wieser (efe)

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona retomaron ayer el debate sobre cómo reforzar su unión económica y monetaria sin fraguar nuevos acuerdos políticos, solo con el compromiso de intensificar sus reuniones si quieren lograr algún progreso tangible en diciembre.
Los países del euro llevan meses aplazando el momento de tomar decisiones concretas sobre las medidas a tomar para evitar que la próxima crisis les pille tan desprevenidos como la que estalló en 2008, la última vez en junio, cuando los líderes de los socios comunitarios emplazaron a sus ministros a diseñar un acuerdo que puedan validar en diciembre.

Atascados en los detalles
A poco más de tres meses de esta cita y pese a que los debates se circunscriben a los puntos que partían con cierto grado de consenso, los ministros permanecen atascados en los detalles, mientras reconocen que necesitan algo que presentar a los ciudadanos antes de las elecciones europeas de 2019.
“De aquí a final de año me parece muy importante que lleguemos a algún progreso concreto, pero, más que el detalle, es enviar ese mensaje a los ciudadanos de compromiso con la profundización de la Unión Económica y Monetaria”, dijo la ministra española de Economía, Nadia Calviño, tras la reunión informal en Viena.
Calviño defendió que el encuentro fue “positivo”, puesto que se confirmó la voluntad de llegar a acuerdos en diciembre y se pactó fijar “una o dos” reuniones adicionales a las tres previstas de aquí a fin de año.
Por otra parte, subrayó, los ministros avanzaron sobre una “propuesta de compromiso” para definir el proceso de toma de decisiones y adelantar la puesta en marcha del denominado cortafuegos del Fondo Único de Resolución bancaria, un acuerdo que estaría para diciembre.
Esta red de seguridad es una bolsa de financiación alimentada con fondos públicos que complementaría la dotación que tendrá este Fondo (se nutre con contribuciones del sector financiero y tendrá unos 55.000 millones de euros) para garantizar que hay financiación suficiente si se da una quiebra bancaria que requiera intervención europea.
De este modo, se evitará el perjuicio al contribuyente y la estabilidad financiera. l

La reforma para reforzar la unión de la eurozona no logra despegar
Comentarios