• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Repsol dice que el impuesto al diésel aumentaría las emisiones de CO2

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, manifestó ayer que “una penalización añadida al diésel va a aumentar las emisiones de CO2” y provocaría daños al sector de fabricación automovilístico en España, que recordó que es el segundo fabricante europeo de automóviles.

Repsol dice que el impuesto al diésel aumentaría las emisiones de CO2
Josu Jon Imaz interviene en la presentación del plan estratégico de Repsol | aec
Josu Jon Imaz interviene en la presentación del plan estratégico de Repsol | aec

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, manifestó ayer que “una penalización añadida al diésel va a aumentar las emisiones de CO2” y provocaría daños al sector de fabricación automovilístico en España, que recordó que es el segundo fabricante europeo de automóviles.
Imaz, que intervino en una mesa redonda del III Foro Energético del diario “El Economista”, afirmó que aquí “todos están haciendo esfuerzos” y recordó que las emisiones de CO2 de los vehículos actuales de gasolina son un 24% menores que hace 20 años y las de los diésel un 25,2%, con lo cual se han rebajado las emisiones por cada kilómetro recorrido.

Consumo de gasolina
Añadió que un impuesto al diésel lo que haría es que hubiera más consumidores que dejen de comprar ese tipo de coches y adquirieran de gasolina, lo que no redundaría en una reducción de las emisiones de CO2.
Además, apuntó los efectos que tendría sobre la recaudación la sustitución de todos los vehículos que usan diésel y gasolina por eléctricos, que pasaría de los 16.000 millones de euros que se obtiene por vehículos ligeros a través del impuesto de hidrocarburos a 3.000 millones.
Afirmó que el problema que hay son los vehículos diésel antiguos, que contaminan más que los actuales, y afirmó que promover una renovación del parque automovilístico sería “más justo socialmente”, pues se ayudaría a colectivos de baja renta, sería más eficiente para la competitividad de la economía y ayudaría a mejorar la reducción de emisiones de CO2.
Por su parte, el presidente de BP España, Luis Aires, consideró que no tienen ningún sentido las medidas para subir la fiscalidad al diésel y criticó la propuesta del comité de expertos en transición energética, por la que se establecía gravar las emisiones de óxido de nitrógeno, de azufre y partículas de los vehículos, que señaló que no tienen que ver con el cambio climático.
También cargó contra la propuesta de sufragar con un impuesto nuevo el déficit eléctrico solo gravando a los carburantes y que sean solo los usuarios de diésel y gasolina los que paguen algo que fue generado por decisiones de política energética y de inversión de las empresas, así como que sean los que paguen unas carreteras que también van a usar los vehículos eléctricos.