Sábado 16.02.2019

Felipe González se suma a las críticas a Pedro Sánchez por la aceptación de un relator

Podemos e IU secundan a los socialistas en la campaña “Yo No Voy” en respuesta a la movilización

 

Felipe González participa en un acto conmemorativo de la Constitución | aec

El expresidente del Gobierno Felipe González se sumó ayer al descontento en las filas socialistas y advirtió de que en el diálogo político sobre Cataluña no se necesitan relatores o notarios, ni “una mesa de partidos decidida por un Ejecutivo, que no permite funcionar al Parlamento”.


En estas declaraciones, González subraya además que el Gobierno de Pedro Sánchez debe aclarar “el perímetro del diálogo” sobre Cataluña, que a su juicio “tiene que ser el de la Constitución, el Estatuto de autonomía y el ordenamiento jurídico”.

“No necesitamos relatores”, afirma González, a quien le “preocupa mucho” la “degradación institucional”, y argumenta que el Gobierno tiene que discutir y dialogar con el Ejecutivo autonómico de Cataluña dentro de ese perímetro, por “no puede decidir lo que van a hacer los partidos”.

Aplacar el descontento
Tras el revuelo suscitado por el anuncio del Gobierno, la dirección del PSOE intenta aplacar el descontento interno y envió un documento a cuadros socialistas y cargos públicos en el que les explica que el relator es una “garantía de transparencia”.


Además, desde la dirección federal se produjo el miércoles una llamada al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, después de que este alzara la voz en los medios contra el relator y contra la falta de información de los alcaldes y presidentes autonómicos sobre un asunto que les puede pasar factura en las elecciones del 26 de mayo.


Según fuentes socialistas, el secretario ejecutivo de Coordinación Territorial del PSOE, Santos Cerdán, habló con García-Page, para intentar reconducir una situación que el miércoles por la tarde era de rifirrafe público entre el presidente castellanomanchego y la vicepresidenta.

Calvo acusó a Page de hablar del relator y del diálogo con los independentistas catalanes desde la “desinformación” y “el desconocimiento” y este le replicó, en declaraciones en la Ser, que en eso tenía “mucha razón”.


Según las fuentes, la conversación entre Cerdán y Page fue “cordial” y “comprensiva” con la posición del castellanomanchego, que le trasladó personalmente su petición de que se convoque a la Comisión Territorial del PSOE para debatir el asunto.

A esto se negó el dirigente federal, a pesar de que la petición cuenta con el respaldo de otros líderes “sanchistas”, como el de Castilla y León, Luis Tudanca.

Argumentario
El “argumentario” que recibieron los cargos socialistas señala que la mesa de partidos será “horizontal” y tendrá la “obligación de encontrar a través del diálogo, de escucharse unos a otros, algunos puntos en común para salir de una situación que lleva más de diez años enquistada”.

También recoge que el relator “ni es un mediador ni es una figura internacional”, sino que es “garantía de transparencia, así la ciudadanía sabrá lo que ocurre en esa mesa y lo que cada partido está dispuesto a hacer para solucionar el problema, siempre dentro de la Constitución”.

Mientras, el PSOE, Podemos e IU se sumaron a la campaña Yo No Voy, impulsada en las redes sociales contra la manifestación del domingo convocada por PP, Cs y Vox contra el Gobierno de Pedro Sánchez, una etiqueta que fue la principal tendencia en Twitter a nivel nacional.

La cuenta oficial del PSOE en esta red social se unió a esa campaña con un mensaje en el que se pregunta “¿qué ha hecho la derecha en momentos clave para España?”. Y responde: “Fin del terrorismo: Salir a la calle contra el gobierno PSOE. Avance en laicidad y derechos: Salir a la calle contra el gobierno PSOE. Desafío soberanista: Salir a la calle contra el gobierno PSOE”.

Dopados en 2011
La cuenta oficial de Izquierda Unida también se sumó recordando las declaraciones de su líder, Alberto Garzón, que destacó que “lo que rompe España es el mensaje belicista, agresivo y hostil de las tres derechas, que propaga el odio y enfrenta a unos españoles contra otros”.


En Podemos han sido varios los dirigentes que también han escrito mensajes en Twitter con la etiqueta #YoNoVoy, entre ellos la portavoz adjunta en el Congreso, Ione Belarra.


“El único partido con representación ilegítima en España es el Partido Popular, que se presentó dopado a las elecciones de 2011. Quién sabe si a más. Si quieren defender a nuestro país, que dimitan y disuelvan el partido. Yo No Voy”, escribió.

Felipe González se suma a las críticas a Pedro Sánchez por la aceptación de un relator
Comentarios