Sábado 20.04.2019

La manifestación contra la “traición” de Pedro Sánchez abre en la calle la campaña electoral

Subrayan que “ningún gobierno está legitimado para negociar con la soberanía nacional”
.

Un grupo de personas portan banderas y pancartas en la manifestación en la plaza de Colón de Madrid | Fernando Villar (efe)

La concentración de ayer en la plaza de Colón de Madrid contra la “traición” de Pedro Sánchez en Cataluña y en demanda de elecciones, abrió en la calle la campaña electoral, no solamente de los comicios de mayo, sino de los generales, cada vez más cerca.

Elecciones anticipadas fue la demanda más repetida de una movilización bajo el lema “Por una España unida, ¡elecciones ya!”, que congregó a 45.000 personas según datos de la Policía Nacional facilitados por la Delegación del Gobierno en Madrid, y a unos 200.000 según los convocantes, PP y Ciudadanos.


Una concentración que sirvió también para que los partidos de la oposición al Gobierno socialista de Pedro Sánchez exhiban su fuerza antes de las numerosas citas en las urnas que se vislumbran en el horizonte.


Pese a las dudas iniciales, al final sí hubo en la manifestación foto conjunta de los líderes de los partidos que se sumaron a la protesta y, aunque algo separados, se pudo ver en una misma imagen a Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal, flanqueados por representantes de UPN, Foro Asturias, UPyD y el PAR.


El manifiesto de la concentración, leído por los periodistas Carlos Cuesta, María Claver y Albert Castillón, advirtió a Sánchez de que “la unidad nacional no se negocia” y de que los españoles “no están dispuestos a tolerar más traiciones, ni concesiones”.

“Humillación”
“Los acontecimientos de los últimos días suponen una humillación del Estado sin precedentes en nuestra vida democrática”, denuncia el manifiesto, que subraya que “ningún gobierno está legitimado para negociar con la soberanía nacional”, y que las cesiones “intolerables” de Sánchez al independentismo catalán representan “la renuncia del Ejecutivo a cumplir con su obligación de guardar y hacer guardar la Constitución”.
“No estamos dispuestos a tolerar más traiciones, ni concesiones frente a aquellos que quieren destruir nuestra patria. Estamos aquí para decir alto y claro que la unidad nacional no se negocia”, remarca la declaración. 


Según los portavoces de la concentración, ante propuestas como la de que haya un relator en las conversaciones sobre Cataluña, “una puñalada por la espalda a la ley y a la justicia”, solamente son válidas las propuestas que se atengan a la letra y al espíritu” de la Carta Magna.


“Dentro de la Constitución, todo tiene cabida. Fuera de ella, nada es, ni será nunca aceptable”, proclaman. Tras insistir en que no se puede poner en peligro la integridad territorial, el manifiesto remarca que el Gobierno socialista ha puesto en riesgo la convivencia, la igualdad, la solidaridad y la libertad de los ciudadanos, “la obra de miles de españoles”.

En el texto, también se hace hincapié en los “bandazos permanentes” de Sánchez y en el “hartazgo” de su “deriva suicida”, así como que haya cedido al “chantaje” de quienes quieren destruir la convivencia y renunciado a “defender la dignidad de los españoles con el único objetivo de mantenerse en el poder”. 


Frente a esta postura, se reivindica “sin complejos la unidad de España”, la igualdad de todos los españoles ante la ley y el principio de solidaridad entre las comunidades, porque “en España nadie está por encima de nadie”.
El manifiesto destaca además “el apoyo cerrado a los jueces que llevan meses sufriendo la presión independentista”. 


Finalmente, el acto se cerró con gritos de “Viva la Constitución” y “Viva España”.

La manifestación contra la “traición” de Pedro Sánchez abre en la calle la campaña...
Comentarios