viernes 20.09.2019

El rey retrasa las nuevas consultas para dar tiempo a buscar acuerdos

Felipe VI mantendrá el contacto con Batet y convocará  a los partidos antes del 23 de septiembre
Felipe VI saluda a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, antes de la reunión que mantuvieron ayer en el palacio de la Zazuela | emilio naranjo (efe)

Felipe VI decidió no convocar por el momento otra ronda de consultas con los partidos políticos que tienen representación parlamentaria, “de manera que las formaciones políticas puedan llevar a cabo las actuaciones que consideren convenientes” con vistas a la elección de un candidato a la Presidencia del Gobierno.

Así consta en un comunicado difundido por la Casa del Rey después de que el jefe de Estado haya recibido ayer a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. Esta le comunicó el fracaso de la investidura de Pedro Sánchez, que no logró la confianza de la Cámara ni en primera votación, por mayoría absoluta, ni en la segunda, por mayoría simple.

De este modo, el rey actuó de la misma forma que tras la investidura fallida de Sánchez en 2016 –el comunicado contiene expresiones idénticas a las de entonces–, dejando claro que la capacidad de actuar es de los partidos políticos. Así, el jefe de Estado pidió a la presidenta del Congreso que transmita a los partidos 
su decisión.

Plazo límite
Además, el rey mantendrá “un contacto regular y permanente” con Batet a efectos de convocar nuevas consultas, tal como está contemplado en el artículo 99 de la Constitución.

En su apartado cuatro, este artículo señala que, si un candidato no consigue la investidura, “se tramitarán sucesivas propuestas” por el mismo procedimiento: consultas con los partidos y propuesta de candidato por parte del rey a través de la Presidencia del Congreso, con un único límite: un plazo de dos meses desde la primera votación de investidura.

Zarzuela también aclara que, en todo caso, el rey tiene intención de convocar nuevas consultas antes de que finalice el plazo de dos meses previsto en el artículo 99 de la Constitución para que algún candidato recabe la confianza del Congreso.

Esa ronda le permitirá constatar, con los representantes de los partidos, si puede proponer “un candidato a la Presidencia del Gobierno que cuente con los apoyos necesarios” en el Congreso o, en ausencia de propuesta de candidato, disolver las Cortes y convocar elecciones, con el refrendo de la presidenta del Congreso.

Así fue, de hecho, en 2016: tras la investidura fallida de Sánchez en marzo, el rey convocó una nueva ronda de reuniones a finales de abril, antes de la fecha tope del 2 de mayo. En ella constató la falta de consenso para un candidato a la investidura. El 3 de mayo firmaba el decreto de disolución de las Cortes y las elecciones se celebraron el 26 de junio.

En esta ocasión, el plazo para que un candidato reciba el apoyo de la Cámara finaliza el 23 de septiembre y, en caso contrario, las elecciones serán el 10 de noviembre.

Despachos semanales
Además, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, confirmó que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, se reunió con el rey en la Zarzuela para informarle del fracaso de su investidura y “reflexionar” sobre el encargo que le hizo el monarca.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Calvo confirmó este encuentro, adelantado por La Información, y que enmarcó en la normalidad de los despachos semanales que se celebran entre el presidente del Gobierno y el Jefe del Estado.

El contacto que esta semana quedó aplazado hasta ayer debido a la apretada agenda de Sánchez por el debate parlamentario en el Congreso que finalizó el jueves.

Calvo comparó la actitud de Sánchez, que aceptó el encargo del rey aunque no haya resultado fructífero, con la actitud de Mariano Rajoy en 2016, quien declinó la oferta del monarca.

Comentarios