jueves 14.11.2019

El Supremo suspende la exhumación de Franco hasta que dicte sentencia

Las críticas llueven sobre el alto tribunal  por considerar al dictador como “jefe de Estado” desde 1936

Vista de la concentración convocada tras la sentencia por los colectivos que integran Campaña NiValleNiAlmudena  | juan carlos hidalgo (efe)

El Supremo acordó por unanimidad suspender por el momento los planes del Gobierno de exhumar el próximo lunes, a Franco de la basílica del Valle de los Caídos hasta que dicte sentencia ante el “perjuicio irreversible” que se produciría si acabase dando la razón a los recurrentes.

El tribunal paraliza así los planes del Gobierno para evitar una situación “extraordinariamente perjudicial no solo para los recurrentes sino también para el interés público”: que una vez exhumados los restos de Francisco Franco e inhumados en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio la sentencia determinara que el dictador debe permanecer en el Valle de los Caídos.

A menos de una semana de que se cumpliese el plazo fijado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez para la exhumación, este es el principal argumento que plasma la sección cuarta de lo Contencioso-Administrativo en un auto en el que estima las medidas cautelares solicitadas por los nietos del dictador, la comunidad benedictina del Valle, la Fundación Francisco Franco y la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos.

La Sala, que alude a Franco como “jefe de estado desde el 1 de octubre de 1936 hasta su fallecimiento” y no como dictador, cree que se produciría un “perjuicio irreversible” si la decisión del Gobierno socialista resultase “contraria a Derecho”.

Legitimación del alzamiento
El Supremo legitima así el nombramiento de Franco como jefe de Estado por parte de la Junta de Defensa Nacional el 1 de octubre de 1936, apenas tres meses después del comienzo de la Guerra Civil, a pesar de que el Gobierno republicano conservó su mandato en la zona leal a la República hasta el final de la contienda.

“Quizá la cercanía de uno de los jueces a la Fundación Franco, en algunos de cuyos actos ha participado, explique esto”, dice el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias en alusión a José Luis Requero, uno de los magistrados de la Sala que ha sido cuestionado por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica por su “estrecha relación” con el abogado Santiago Milans del Bosch, colaborador de la Fundación Franco.

“Que el Tribunal Supremo considere que Franco fue el jefe del Estado desde el 1 de octubre de 1936 dice mucho, demasiado, sobre el tipo de altas instancias judiciales que tenemos en este país”, dice por su parte el coordinador federal de IU, Alberto Garzón. “Franquismo institucional que sale por los poros del sistema democrático”, añade.

Muchas otras voces censuraron el escrito, como  la del socialista Eduardo Madina, ahora retirado de la política, que lo calificó de “ridículo e insultante”. “Qué vergüenza”, apostilló.

También criticó el auto desde las redes sociales el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. En un mensaje en inglés que comienza con un “no puedo creerlo”, Puigdemont señala que con esta consideración el Supremo “legitima el golpe de Estado contra el Gobierno legítimo de la República española”.

Ha ido un paso más allá el PNV, que cuestionó la “legitimidad” del Tribunal Supremo para juzgar por “rebelión” a los políticos independentistas catalanes cuando considera a Franco jefe del Estado “desde el 1 de octubre de 1936” frente a la legitimidad democrática del presidente de la República, Manuel Azaña.

El Supremo suspende la exhumación de Franco hasta que dicte sentencia
Comentarios