miércoles 20.11.2019

Zapatero ofreció a ETA legalizar Batasuna, poner fin a la doctrina Parot y liberar a De Juana

La Audiencia Nacional levanta el secreto de sumario sobre la investigación de las negociaciones

Luis Rodriguez Zapatero

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ofreció a ETA durante las negociaciones con la banda la creación de un órgano común para Euskadi y Navarra, la legalización de Batasuna, no detener etarras, liberar a De Juana Chaos y otros presos enfermos, acabar con la Doctrina Parot y solucionar el problema financiero de la banda terrorista a través de una organización internacional para que dejaran de enviar cartas de extorsión.

Así consta en las actas de la banda después de que fuera levantado, por parte de la Audiencia Nacional, el secreto del sumario sobre la investigación de la negociación entre el Ejecutivo socialista y la banda terrorista.

Esta documentación le fue incautada al etarra Francisco Javier López Peña “Thierry”, tras su detención el 20 de mayo de 2008 en Burdeos. Ahí se relata desde el primer encuentro mantenido por Josu Ternera y Jesús Eguiguren, junio de 2005 en Ginebra hasta las negociaciones políticas y técnicas que llevaron a cabo el Gobierno y la banda, el PSE y Batasuna tras el atentado de la T-4. Las actas incluyen las reuniones de Oslo y las nueve previas que se celebraron Ginebra.

Atentado de la T-4
Según estas actas, en las negociaciones que se produjeron entre los días 18 y 21 de mayo de 2007, unos meses después del atentado de la T-4 –30 de diciembre de 2006– que costó la vida a dos personas, el Ejecutivo de Zapatero puso sobre la mesa el acuerdo de Loyola, que preveía la creación de un órgano común con atribuciones ejecutivas para Euskadi y Navarra.


Lo hizo en la ronda de contactos que se celebraron esos días en los que se establecieron dos mesas, una de partidos y otra técnica entre Gobierno y ETA y en las que participaron: dos miembros de Batasuna; dos de ETA; dos del PSOE; dos del Sinn Fein, dos del Gobierno de Irlanda y uno del Gobierno de Noruega.


Los socialistas lanzaron esta propuesta después de que Batasuna reiterara en la mesa política –de PSOE y la izquierda abertzale– la petición de un Estatuto de Autonomía para las “cuatro provincias”, lo que incluía Navarra. En esa ronda de encuentros, exigían al PSOE que tomara el compromiso de reconocer el derecho de autodeterminación y un referéndum para decidir sobre un estatuto “a cuatro”.


Los representantes socialistas lo rechazaron pero a cambio, pusieron sobre la mesa el acuerdo de Loyola, que fue pactado a finales de 2006 –tras dos años de negociaciones secretas– entre el PNV, Batasuna y el PSE. En el apartado cuatro, los firmantes se comprometieron a “promover la creación de un órgano institucional común para los cuatro territorios comprendidos en dichos ámbitos (País Vasco y Navarra)”.


Pero no se logró el acuerdo y ETA afirmó que habían llegado a un punto de ruptura en la negociación al no haber acuerdo político. Poco después, el 5 de junio de 2007, ETA rompía la tregua.

Dos policías con un mensaje
No obstante, en las citadas actas se hace constar que en noviembre de ese mismo año, dos policías “con carnet y membrete “presidencia del Gobierno’” se dirigieron a Santiago Orue, amigo y chófer de Otegi, para darle el mensaje de la “necesidad de hablar” y “llegar a un acuerdo antes de enero”.

Las actas de Thierry especifican que en el primer encuentro de esa fase, el 22 de junio de 2006 –las actas apuntan a la presencia de Javier Moscoso–, el Gobierno anunció que estaban trabajando para que Batasuna fuera legal en septiembre-octubre de ese año.

Zapatero ofreció a ETA legalizar Batasuna, poner fin a la doctrina Parot y liberar a...
Comentarios