martes 19.11.2019

Anova rechaza los “debates estériles” de En Marea que dan “armas al enemigo”

Antón Sánchez asegura que no le hizo el vacío a Luís Villares durante un pleno en el Parlamento

Antón Sánchez, con Beiras en primer término, durante una reunión de Anova | aec

El viceportavoz parlamentario de En Marea y portavoz nacional de Anova, Antón Sánchez, rechazó ayer la “sobreexposición mediática” a raíz de “debates estériles” porque el resultado es “nefasto” y supone dar “armas al enemigo”.

Así se pronunció preguntado por las críticas vertidas este martes por el portavoz de En Marea, Luís Villares, al líder de Podemos, Pablo Iglesias. “No voy a dedicar mis ruedas de prensa a pronunciarme sobre problemas o cuestiones de otras organizaciones”, resolvió Sánchez.

De este modo, subrayó que “la noticia” de este martes, en la junta de portavoces, era que “el PP solicitó el aplazamiento” de la designación de senadores en la Cámara autonómica “sin ningún tipo de explicación”. Pero añadió que “resulta que ahora parece que queremos hablar de otras cosas”, en referencia velada a las palabras de Villares.

Senadora
Además, sobre si él está de acuerdo con la propuesta de nombre de senador de En Marea partido (Mariló Candedo), señaló que “en el grupo se hablará con voluntad de acuerdo” y se mostró confiado en que “se llegará a una solución”.

De este modo, su discurso ante varias preguntas sobre la situación interna del espacio de confluencia estuvo marcado por la idea de que “más que nunca, después de lo ocurrido en los últimos meses y en las últimas elecciones”, opina que ha de ser un “momento de humildad, responsabilidad, voluntad de acuerdo y diálogo”. “Si no aprendemos lo que nos dice la gente, mal vamos”, incidió, después de declinar entrar en “especulaciones” sobre el motivo por el que los populares pospusieron el pleno de designación de senadores. “Ya me gustaría que el PP retransmitiera lo que está ocurriendo” dentro de sus filas, añadió.

Sobre el futuro del grupo de En Marea en el Parlamento gallego y acerca de si este se acabará por romper en medio de un escenario de división interna, Sánchez remitió al espíritu que defendió aplicar al inicio de su comparecencia, el de no dar “debates estériles” y “primar la reflexión, la humildad y el diálogo”, ya que “el resto no ayuda”.

Fuera de las sillas
Eso sí, el viceportavoz negó que durante la última sesión de control al presidente del Gobierno en el Pazo do Hórreo hubiese un vacío de los miembros de su grupo a Villares. “En absoluto fue un vacío a nada”, aseguró.

Al respecto, Sánchez, quien sí estaba en su silla en ese momento, argumentó que “fue una causalidad de cuestiones personales” lo que hizo que faltasen varias personas de En Marea en sus escaños. “Muchas veces pasa en otros grupos y no se hacen esas interpretaciones”, finalizó Sánchezen contra de las “teorías de la conspiración”.

Anova rechaza los “debates estériles” de En Marea que dan “armas al enemigo”
Comentarios