sábado 21.09.2019

Galiño quiere que el feminismo sea la “seña de identidad” del Valedor do Pobo

La candidata a sustituir a Milagros Otero reivindica que su “independencia” es su “capital personal” para el cargo
La magistrada Dolores Fernández Galiño defendió ayer en la comisión de Peticiones del Parlamento gallego su candidatura para ser designada mañana como la nueva valedora do Pobo | Xoán Rey (efe)

La magistrada María Dolores Fernández Galiño fue designada de forma oficial como candidata a ser elegida valedora do Pobo en el pleno del Parlamento que se celebrará mañana. En su comparecencia en la comisión de Peticiones de la Cámara, Galiño abogó por que el feminismo sea la “seña de identidad” de la institución y reivindicó que sus “conocimientos técnico-jurídicos” y su “independencia” constituyen su “capital personal” para el cargo.

Originaria de O Carballiño (Ourense), Galiño intervino en el Legislativo para presentar su proyecto ante los diferentes grupos políticos y convertirse así, con los previsibles apoyos del PP y el PSdeG –la elección debe efectuarse con una mayoría de 45 diputados–, en la sucesora de Milagros Otero, cuya renuncia se materializó la pasada semana.

En concreto, su dimisión se produjo casi cuatro meses después de que el Tribunal Supremo desestimase su recurso contra el fallo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) por la designación dentro de la institución de María Puy, hermana del portavoz parlamentario del PPdeG y sobrina del expresidente Manuel Fraga. Tras esto, Otero vinculó su renuncia al cargo a que el Parlamento acordase tanto su sucesor como del vicevaledor, Pablo Cameselle.

En este contexto, la ya candidata a nueva valedora expuso un decálogo de lo que será su aportación en la “lucha universal por los derechos humanos”. El primero de los puntos que mencionó fue “el feminismo como ideología que promulga la igualdad” entre hombres y mujeres y que debe ser, tal y como proclamó, “la seña de identidad” del Valedor.

“La institución necesita de mujeres feministas fuertes y de hombres feministas fuertes”, reclamó, para después apostar por dar “especial atención” a la violencia de género, “manifestación más brutal de la desigualdad entre mujeres y hombres”.

Galiño mencionó lacras como el “acoso” y la “trata de personas, en especial con fines de explotación sexual”, y el “tráfico de órganos” como “formas contemporáneas de esclavitud”.

La futura valedora aprovechó para pedir “especial atención” a colectivos económica y socialmente “desfavorecidos” y la “obligación” de los poderes públicos para erradicar la discriminación por motivos raciales y étnicos y contra las personas Lgtbi, los jóvenes y los mayores.

Además, la magistrada hizo referencia a retos del siglo XXI como los “derechos digitales” –entre otros, el derecho al olvido y a oponerse al tratamiento de datos personales– y el “derecho al medio ambiente”, que, a su modo de ver, “debe ser traído al primer plano”. “Esta candidata, al ser propuesta, tomaría este decálogo como eje de actuación siempre al servicio de la ciudadanía gallega”, comprometió finalmente.

Si bien tanto el PP como el PSdeG reafirmaron su apoyo a Galiño para ser nombrada valedora, el resto de grupos criticaron la “falta de consenso” a la hora de designar una sucesora para Milagros Otero. Tanto el grupo de En Marea como el mixto se abstuvieron para proponerla como candidata, mientras que el BNG votó en contra. El portavoz del grupo mixto, Luís Villares, hizo referencia a la sentencia del TSXG contra su antecesora, que supuso un “menoscabo evidente” de la institución estatutaria.

Por su parte, la diputada del BNG Montse Prado dijo “no poner en duda las aptitudes profesionales” de la magistrada, pero cargó contra el método de designación: “El PP presentó su propuesta a este puesto, lo hizo cayendo y repitiendo en los errores del pasado y haciendo una propuesta de parte, exclusivamente. Es una propuesta sin diálogo”, dijo.

Galiño quiere que el feminismo sea la “seña de identidad” del Valedor do Pobo
Comentarios