viernes 18.10.2019

El PSdeG analizará cómo aplicar la consulta a la militancia sobre los pactos

El BNG se ratifica en facilitar las alcaldías a los socialistas, pero en A Coruña, Santiago y Ourense no es decisivo
 

El secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, ejerció el domingo su derecho al voto en el Ayuntamiento de Vigo | Salvador Sas (efe)

El PSdeG debe analizar cómo aplicar en Galicia la obligatoriedad que establecen los Estatutos Federales del Partido Socialista de consultar a la militancia sobre los acuerdos de gobierno, que podrían darse en unos 50 ayuntamientos gallegos tras las elecciones locales del pasado domingo.
Estos estatutos, aprobados en 2017 en el 39 Congreso Federal –en el que Pedro Sánchez venció en primarias a Susana Díaz–, establecen esta obligatoriedad en su artículo 53, correspondiente la convocatoria y desarrollo de estas consultas. Además, también contemplan consultar a las bases sobre el sentido del voto en las sesiones de investidura que supongan facilitar el mando a otro partido político.


Ante ello, el PSdeG tiene que estudiar la forma en la que se aplicará en Galicia la normativa tras los comicios del 26 de mayo, en los que, además de un total de 66 mayorías absolutas, alcanzó 25 relativas. Tanto en estos 25 municipios como en otra veintena en los que podría liderar el consistorio en base a un acuerdo con otras fuerzas de izquierda esta consulta sería de utilidad.

En este contexto, las elecciones de este domingo le dieron al PSdeG la posibilidad de gobernar en seis de las siete ciudades gallegas. Con todo, deberá buscar apoyos, al menos de investidura, en todas salvo en Vigo, en donde Abel Caballero tiene una de las mayorías más holgadas de toda la historia de España.

Pontevedra
En el caso de Pontevedra es el BNG el que depende de los socialistas, que esperan los movimientos del alcalde nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores para definir su postura.
Precisamente ayer, el BNG aseguró que no descarta volver a gobernar en solitario en Pontevedra, a pesar de haber perdido un edil  y quedarse a dos de la mayoría absoluta, aunque avanzó que mantendrá una “posición abierta” con respecto a posibles pactos.


En líneas generales, como ya avanzó en campaña electoral, el BNG se ha ratificado en que facilitará las alcaldías para gobiernos de izquierdas y, singularmente en este caso, para el PSOE, aunque no es decisivo en A Coruña, Santiago y Ourense.  En el caso de la ciudad de As Burgas, aunque los socialistas fueron la fuerza más votada el domingo, la aritmética ofrece posibles combinaciones para el acceso al bastón de mando, por lo que habrá que esperar a las negociaciones.


Más despejado lo tiene el socialista Ángel Mato en Ferrol, a quien los candidatos de Ferrol en Común y BNG dieron su apoyo la misma noche electoral para impedir que el popular José Manuel Rey Varela sea el futuro regidor.


En las ciudades de Santiago y A Coruña, la formación nacionalista no es decisiva. En ambos casos también depende de la actuación y negociaciones con las mareas locales: Compostela Aberta y Marea Atlántica.


En el caso de Lugo, fuentes nacionalistas explicaron que el BNG, con cinco concejales, facilitará un gobierno de los socialistas frente a la “derecha”, aunque todavía falta por someter a la asamblea local el análisis de los resultados del pasado domingo. l

El PSdeG analizará cómo aplicar la consulta a la militancia sobre los pactos
Comentarios