domingo 15.09.2019

Boris Johnson rechaza pagar la factura del Brexit si no hay más concesiones por parte de la UE

El candidato a suceder a May cree que para lograr un buen acuerdo, “el dinero es un gran lubricante”

Boris Johnson y Theresa May, en una cumbre de la OTAN en mayo de 2017 | Thierry Charlier (efe)

El exalcalde de Londres Boris Johnson, favorito en la carrera para suceder a Theresa May como primer ministro británico, sugirió ayer que si llega a ser jefe de Gobierno no pagará la factura de salida acordada con la Unión Europea (UE) hasta que Bruselas conceda mejores condiciones al Reino Unido.


“Creo que nuestros socios deben entender que el dinero va a quedar retenido hasta el momento en que haya más claridad sobre el camino a seguir”, dijo el también exministro de Exteriores a “The Sunday Times”, en la primera entrevista que concede tras anunciar su candidatura a liderar el Partido Conservador.

Para lograr un “buen acuerdo”, el “dinero es un gran lubricante”, agregó el político tory, que advirtió al mismo tiempo de que el Reino Unido debe prepararse para la posibilidad de abandonar la UE sin un pacto el próximo 31 de octubre, la fecha límite establecida por Bruselas para ratificar los términos de salida acordados.


La factura del Brexit es la cantidad que el Gobierno británico se ha comprometido a abonar una vez abandone la UE en concepto de responsabilidades adquiridas, entre ellas las pensiones de los funcionarios británicos que han trabajado en el bloque comunitario. Londres y Bruselas estimaron el pasado mes de diciembre que esa suma asciende a unos 43.000 millones de euros.

Primarias
Johnson parte con ventaja en el proceso de las primarias conservadoras, que comienzan oficialmente hoy y cuyo ganador heredará el despacho del número 10 de Downing Street a finales de julio. “Siento una responsabilidad personal real, porque yo ayudé a que se produjera aquel resultado en el referéndum (del Brexit), y cada día pienso en qué debemos hacer para sacar lo mejor de estas oportunidades”, afirmó Johnson.


El exalcalde es el aspirante preferido por el 43% de los afiliados conservadores, mientras que su rival más cercano es el ministro de Medioambiente, Michael Gove, que obtendría el 12% del apoyo de los militantes, según una encuesta publicada por la página ConservativeHome.
La candidatura de Gove se ha visto rodeada de polémica este fin de semana, después de que los medios de comunicación aireasen que consumió cocaína en varias ocasiones hace veinte años.


El titular de Medioambiente admitió que lo hizo cuando era “un joven periodista” y reconoció que fue “un error”. “No creo que los errores del pasado te descalifiquen”, afirmó.


El ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, es otro de los candidatos que, según las encuestas, podría alcanzar la ronda final de las primarias conservadoras, cuando los afiliados votarán entre los dos aspirantes con más apoyos entre los diputados tories. 


Por su parte, Theresa May presentó oficialmente y con total discreción el pasado viernes su renuncia al liderazgo del Partido Conservador y a la jefatura del Gobierno británico.

Boris Johnson rechaza pagar la factura del Brexit si no hay más concesiones por parte...
Comentarios