lunes 23.09.2019

Conte dimite como presidente de la República italiana mientras Salvini dice que no se arrepiente

Mattarella iniciará hoy la ronda de consultas con los partidos y los presidentes de las cámaras
Conte recibe felicitaciones después de pronunciar su discurso en el Senado | ettore ferrari (efe)

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, dimitió ayer ante el presidente de la República, Sergio Mattarella, tras la crisis de Gobierno abierta en el país, y desde mañana mismo el jefe del Estado consultará a los partidos políticos sobre la posibilidad de formar un nuevo gabinete o convocar elecciones anticipadas.

La Presidencia de la República comunicó el calendario de estas consultas, que comenzarán hoy con los presidentes de las cámaras y con representantes de algunos partidos minoritarios, y el jueves Mattarella escuchará desde por la mañana a los grandes grupos políticos. 
Conte compareció ayer en el Senado, a petición propia y después de que el líder de la ultraderechista

Liga y ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, presentara el 9 de agosto una moción de censura en su contra, que no se  a votar. 

Acusó a Salvini de provocar esta crisis por oportunismo político y le reprochó una irresponsabilidad que “ha llevado al país a una espiral de incertidumbre política y financiera”. 

“La crisis en curso socava la acción de este Gobierno, que se detiene aquí”, afirmó Conte, antes de subrayar que “la responsabilidad de la situación lleva su firma (la de Salvini)”.

Reprochó que la Liga haya priorizado sus intereses partidistas a los nacionales y haya provocado esta situación en pleno agosto, a solo unos meses de la elaboración de unos Presupuestos Generales para 2020. 

Además, indicó, esta situación debilita la posición de Italia ante las instituciones europeas, cuando se está designando a los nuevos comisarios comunitarios. 

Una cuestión para aclarar
Aprovechó para sacar un tema que perjudica notablemente a la Liga, su supuesta financiación por parte de Rusia para su campaña en las elecciones europeas del pasado mayo, una cuestión que, consideró, “merece ser aclarada”. 

Tras su discurso, comenzó un debate parlamentario de casi cuatro horas, en el que Salvini reiteró que “volvería a hacer lo mismo”. 

“No tengo miedo de la opinión de los italianos. Quien tiene miedo de la opinión de los italianos no es un hombre libre”, dijo. 

Salvini aseguró que su partido no teme la celebración de comicios en otoño y recalcó que quiere un país “libre y soberano”, que “no tenga que defenderse continuamente de las decisiones” de Bruselas, y que responda solo a los italianos. 

“Somos los únicos fascistas que queremos el voto, los únicos dictadores que queremos el voto. Imaginad qué dictadura instauraríamos, la de la soberanía de los italianos”, añadió. 

También envió un mensaje a sus exsocios en el Gobierno del antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S), ante la posibilidad de que se unan con el Partido Demócrata (PD, centroizquierda) para formar un nuevo Ejecutivo de coalición, pues juntos tienen mayoría parlamentaria y podrían evitar así la celebración de comicios en otoño. 

Ante la situación generada, Mattarella escuchará hoy y el jueves a los partidos políticos para decidir si es posible la formación de un nuevo Gobierno con la composición actual del Parlamento, nombra uno técnico que gestione el país hasta que se celebren elecciones o disuelve las cámaras y convoca comicios en otoño.  

Mattarella también invitó al ya Gobierno en funciones a que “siga encargándose de los asuntos actuales” mientras no se constituya el nuevo.

Conte dimite como presidente de la República italiana mientras Salvini dice que no se...
Comentarios