domingo 15.09.2019

El euroescepticismo se hace un hueco en el núcleo duro de la UE

Bruselas destaca que ganaron los comicios fuerzas proeuropeas y “no quienes quieren destruir Europa”

Una pantalla muestra el reparto de escaños | efe

El “tsunami” euroescéptico se quedó en marejada en la Eurocámara y sus fuerzas no suman para bloquear votaciones en la legislatura, pese a que triunfaron en dos Estados fundadores de la Unión Europea, Italia y Francia, y arrasaron en países clave del Este, como Hungría o Polonia.


Los ultraderechistas de la Liga, que lidera el ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno italiano, Matteo Salvini, y la Agrupación Nacional, de la francesa Marine Le Pen, son los principales responsables del ascenso meteórico del grupo de la Europa de las Naciones y la Libertad (ENF), que pasa de 36 a 57 escaños.


Estos dos países, parte del núcleo duro de la UE, vieron cómo partidos opuestos a la integración europea y con respuestas populistas ante fenómenos como la inmigración avanzaron en número de escaños frente a 2014: la Liga logró 22 eurodiputados más que en 2014 y la Agrupación Nacional (antiguo Frente Nacional), siete más.

Farage arrolla
También en el Reino Unido el recién creado Partido del Brexit del eurófobo Nigel Farage logró un triunfo arrollador y tendrá 29 escaños, frente a los batacazos de conservadores y laboristas, que pierden quince y ocho eurodiputados, respectivamente.


En el Este, el partido Fidesz del primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, que defiende abiertamente posturas populistas y de ultraderecha que le han valido su suspensión dentro del Partido Popular Europeo, aunque no la expulsión de esta familia política, logró trece de los veintiún escaños de su país.


En Polonia, el partido de Gobierno, el nacionalista-conservador Ley y Justicia (PiS), obtuvo el 45,6% de los votos y tendrá 27 escaños en la Eurocámara.


Solución Griega y surgido de la protesta contra el acuerdo con Macedonia del Norte sobre el cambio del nombre de ese país, cosechó ese 4% perdido por Amanecer Dorado, que aún así tendrá dos escaños.


En Eslovaquia el ultraderechista LSNS, liderado por el extremista Martin Kotleba, logró un 12%, diez puntos porcentuales más que en 2014, con lo que tendrá dos escaños.

Pinchazo de Vox
Por contra, frenan el avance ultra los malos resultados de los “tories” británicos o el retroceso de la extrema derecha en Austria y Holanda, pero también el triunfo de fuerzas proeuropeas en Estados clave, como España, donde Vox no replicó los resultados cosechados en las elecciones nacionales y solo enviará a tres eurodiputados.


Pese al ascenso de la ultraderecha, la Comisión Europea celebró el resultado de las elecciones porque cree que las cifras demuestran que se impusieron los partidos proeuropeos y “no quienes quieren destruir Europa”.

“Quienes han ganado las elecciones son los que quieren trabajar dentro y para Europa, no quienes quieren destruir Europa”, zanjó el portavoz jefe del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas, quien rechazó que se puedan interpretar los resultados como que ganaron los populistas.


“Diría que no, que los populistas no han ganado estas elecciones, al contrario son las fuerzas favorables a la Unión Europea, de todo el espectro político, quienes han ganado”, argumentó.

Fragmentación
Las elecciones arrojaron una Eurocámara más fragmentada y  evaporaron la mayoría de conservadores y socialdemócratas. Además se confirmó el ascenso de los verdes y contienen el avance del populismo antieuropeo, abren el baile de sillas en la Unión Europea (UE) en vísperas de una crucial cumbre de sus líderes.

Los resultados de los comicios, a los que estaban llamados a votar 400 millones de ciudadanos y registraron una participación del 50,4%, muestran que no bastará con la suma de escaños de populares (182) y socialdemócratas (147) para configurar una mayoría absoluta, pues suman 329 europarlamentarios y quedan lejos de los 376 necesarios.

El euroescepticismo se hace un hueco en el núcleo duro de la UE
Comentarios