sábado 20.07.2019

Los alumnos de Selectividad deberán ir sin móvil, llevar bolígrafo y las orejas a la vista

Un cero en la prueba, sanciones o la anulación total son las consecuencias para los alumnos que hagan trampas

Los alumnos de Selectividad deberán ir sin móvil, llevar bolígrafo y las orejas a la vista

Esta semana llega la Selectividad y, además de intentar controlar los nervios, los alrededor de 300.000 jóvenes llamados a hacerla si quieren ir a la Universidad deben llevar bolígrafo, olvidarse del móvil o cualquier dispositivo electrónico similar y dejar las orejas despejadas para evitar sospechas.

Son algunas de las instrucciones dictadas desde las administraciones educativas de cada comunidad autónoma a los alumnos que opten a la conocida como Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), que arranca hoy en Castilla-La Mancha.

Los tribunales de las pruebas serán los encargados de constatar que las chicas y los chicos cumplen con las normas establecidas y, en caso de sospecha o “pillada in fraganti”, adoptar las medidas pertinentes.

Un cero en la prueba, sanciones e, incluso, la anulación total de la EBAU son las consecuencias para los alumnos que quieran aprobar con ventajas.


A los estudiantes, que deben presentarse con el DNI, se les entrega unas etiquetas de códigos de barras con las que identificarán sus exámenes (las deben pegar aunque entreguen una prueba en blanco), especifica el Vicerrectorado de Estudiantes de la Universidad de Extremadura.


Los alumnos “no deben firmar ningún examen”, añade.


Esas etiquetas serán la única identificación de los estudiantes, explica la Comisión Interuniversitaria de Galicia, y se trata de unos adhesivos “personales e intransferibles”.
Esta Comisión subraya también la necesidad de que el alumnado “mantenga las orejas despejadas para la verificación de que no usan dispositivos auditivos no permitidos”.
Refuerzo en Extremadura


La Universidad de Extremadura reforzó la seguridad para la EBAU, con exámenes encriptados y custodiados por empresas especializadas, a fin de “evitar errores” como los del año pasado, cuando unos 4.000 alumnos tuvieron que repetir examen.


Para ello, la comisión organizadora, compuesta por la Universidad de Extremadura y la Consejería de Educación, elaboraron un protocolo para la custodia, manipulación y distribución de los exámenes, según explicó el presidente del tribunal, José Antonio Pariente, que, aun así, reconoce que “el riesgo cero no existe”.


El objetivo es “minimizar los riesgos” y que no se den situaciones como el pasado curso, en el que por un “error humano”, el primer día se filtraron exámenes, lo que motivó que miles de estudiantes tuvieran que repetir las pruebas y provocó la dimisión del entonces vicerrector y del presidente del tribunal.

Los alumnos de Selectividad deberán ir sin móvil, llevar bolígrafo y las orejas a la vista
Comentarios