• Viernes, 21 de Septiembre de 2018

La DGT quiere hacer obligatorios los asistentes de velocidad en el coche

El director general de Tráfico, Pere Navarro, mostró ayer su apoyo al uso de los asistentes de velocidad inteligente en los vehículos y expresó su esperanza en que puedan llegar a ser obligatorios para intentar reducir las cifras de criminalidad.

La DGT quiere hacer obligatorios los asistentes de velocidad en el coche
Expresan su esperanza en que estos sistemas puedan llegar a ser obligatorios para intentar reducir las cifras de siniestralidad | aec
Expresan su esperanza en que estos sistemas puedan llegar a ser obligatorios para intentar reducir las cifras de siniestralidad | aec

El director general de Tráfico, Pere Navarro, mostró ayer su apoyo al uso de los asistentes de velocidad inteligente en los vehículos y expresó su esperanza en que puedan llegar a ser obligatorios para intentar reducir las cifras de criminalidad.
Así lo manifestó en la jornada “Hacia la seguridad de serie en todos los vehículos” organizada por la Fundación Mapfre junto al Consejo Europeo de Seguridad del Transporte y la Dirección General de Tráfico (DGT). El director de Prevención y Seguridad Vial de la Fundación Mapfre, Jesús Monclús, explicó que el asistente de velocidad inteligente es un sistema que lee las señales de tráfico y que, una vez activado, ajusta la velocidad a la legal y evita que el vehículo se acerque demasiado al que va delante, llegando incluso a frenar si es necesario.
Pere Navarro recordó que “en seguridad vial el punto estratégico es la velocidad ya que está detrás de los accidentes y cuanto mayor sea, más graves son los siniestros”. Por eso, a su juicio, llama la atención que en España, en los seis últimos años, lo que se llevó a cabo en este ámbito es un aumento del límite de velocidad de 120 a 130 kilómetros por hora en las autopistas, “justo al revés del camino seguido en otros sitios”. El director general de Tráfico recalcó que el 77 por ciento de los muertos se registraron en carreteras secundarias y de ellos el 36 por ciento por salidas de la vía y el 28 por ciento por choques frontales, en los que la velocidad es un factor fundamental.

Tecnología
Por ello “la tecnología nos tiene que ayudar a controlar la velocidad y quizá este sistema de asistente inteligente sea el salto adelante más importante desde el airbag”, comentó Pere Navarro. E insistió: “Queremos ponerlo en valor, lo apoyamos al ser una buena práctica y esperamos que se extienda hasta que seamos capaces de hacerlo obligatorio”. Navarro advirtió de que en España “llevamos cuatro años en los que sube la cifra de accidentes y de muertos en las carreteras” y estima que sistemas como este pueden ayudar a reducir la cifra.
Por su parte Jesús Monclús estimó que en España el uso de este sistema reduciría la siniestralidad grave y muy grave en un 20%, con lo que habría unos 400 muertos menos en un año. Indicó que quizá sería necesario revisar la señalización para mejorarla y el cumplimiento de los límites. l