lunes 18.11.2019

La sanidad pública financiará un medicamento para dejar de fumar

Hasta ahora, solo Navarra subvencionó un tratamiento para 
la deshabituación del tabaquismo
La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, llevará hoy la Vareniclina a la comisión interministerial de precios | Ep

La cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud incluirá por primera vez un medicamento para dejar de fumar, que podrá ser recetado tras un nuevo protocolo en los centros de asistencia primaria y del que el Ministerio de Sanidad calcula que se podrán beneficiar, de entrada, unas 70.000 personas.

Así lo avanzó la ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, que esta semana pasó por Nueva York para asistir a las diferentes cumbres sobre sanidad universal y clima que se celebraron en torno a la 74 sesión de la Asamblea General de la ONU.

Hasta ahora, en España sólo alguna comunidad como Navarra había subvencionado tratamientos de deshabituación de tabaquismo, por lo que, con esta decisión, el Ministerio da ahora un paso al frente y abordará a nivel nacional esta adicción, que provoca unas 50.000 muerte anuales en el país, con la subvención del principio activo de la Vareniclina, cuya marca comercial de referencia es “Champix”.

La ministra detalló que su Ministerio llevará la Vareniclina a la próxima comisión interministerial de precios, que se celebra hoy, en el último paso para que sea posible su financiación como medicamento para la deshabituación de tabaco.

Reclamación histórica

El Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, que aglutina a una cuarentena de sociedades científicas y médicas, lleva dos décadas reclamando que el tratamiento de la adicción a la nicotina debe formar parte de la cartera de servicios de atención primaria, sabedores de que un tratamiento adecuado puede multiplicar hasta por diez las posibilidades de dejar de fumar con éxito si se compara con el esfuerzo personal aislado del fumador sin apoyo profesional.

A juicio de los profesionales que luchan a diario con este grave problema de salud pública, la administración sanitaria no debe temer por el coste de la financiación de unos productos que son eficaces y solo utiliza un 3% del total de fumadores cada año, demostrándose su idoneidad en experiencias en Navarra o programas piloto en Cataluña.

Carcedo, que acaba de impulsar una campaña de publicidad en contra del consumo de todo tipo de productos del tabaco, está preocupada también con los efectos del consumo de cigarrillos electrónicos y vapeadores.

La sanidad pública financiará un medicamento para dejar de fumar
Comentarios