domingo 27/9/20

Calidad y nacionalidad


LA galleguización del Deportivo no tiene porqué ser mala; como tampoco lo fue la euskadunización, cuando Lendoiro decidió que el primer equipo no se nutriese de los productos del Fabril sino del Sestao, ni la posterior brasileñización. El DNI o el pasaporte acreditan el origen de una persona, pero no su habilidad en el manejo del balón, así que lo de menos para ser futbolista es el lugar de nacimiento. Precisamente por esa razón lo importante es que la plantilla blanquiazul esté compuesta por los mejores jugadores a los que permitan acceder las limitaciones del club sin importar su lugar de nacimiento.

Comentarios