jueves 12.12.2019

Los ojos de Anquela miran hacia el Fabril

A Caparrós cuando le tocaba acudir al Camp Nou –eran los tiempos del Barça de Guardiola– calificaba la visita como una cita con el dentista. Nada decía de los partidos en el Bernabéu, pero como mínimo podría compararlos con presentarse en la consulta del urólogo para un examen de próstata. Cuando estaba libre de asuntos médicos demostraba que era un enamorado de la cantera, tanto que llegó a llevarse a una concentración de pretemporada a Juan Domínguez cuando era un neniño. En cambio, a Lotina la cantera que le gustaba era la de picar piedra, pues de Juan Domínguez llegó a decir que chutaba desde el borde del área y el balón no llegaba a la línea de gol. A Mel también le gustaba rebuscar en las divisiones inferiores e imaginó en Francis –que juega en Chipre– al nuevo Iker Casillas. Anquela va un poco más lejos y confiesa que le ha sorprendido la calidad de varios futbolistas del Fabril. Como tenga tan buen ojo clínico como Mel algún jugador ya puede ir tramitando el pasaporte.

Los ojos de Anquela miran hacia el Fabril
Comentarios