domingo 15.12.2019

Las cosas no están nada claras

SI se corre un maratón, ser capaz de llegar a la meta ya se puede considerar un triunfo. Si se trata de una prueba de 10.000 metros, alcanzar la llegada es un éxito menor. En los 100 metros, acabarlos, es un pírrico resultado si no se consigue por debajo de los diez segundos. Por ello, los resultados del Ayuntamiento de A Coruña con respecto a la transparencia de su gestión se pueden considerar bastante patéticos. Es posible que los mareantes saquen pecho y muestren sonrisa, pero quedar en el puesto noventa de los 110 municipios de más población de España, no es como para botar foguetes. Y lo peor es que el concello falla en la transparencia activa e información sobre la corporación, que incluye aspectos como las retribuciones de los ediles y en las de relaciones con la sociedad y participación ciudadana. Menos mal que tenemos una edil dedicada a esta materia...

Las cosas no están nada claras
Comentarios