viernes 22/1/21

La difícil tarea de no dejar a nadie indiferente

hace falta tener un gran tino para ser capaz, en una misma acción, de cabrear a colectivos tan distantes y diferentes como los grupos feministas y la comunidad judía. Los autores de semejante hazaña son la plataforma Hazte Oír. Ya la montaron cuando decidieron sacar aquel autobús con el eslogan de la vulva y el pene. Ahora, con una imagen de un peculiar Adolf Hitler engalanado con símbolos feministas, pretender circular por las calles españolas haciendo circular el lema “No es violencia de género, es violencia doméstica”. Parece mentira que, a estas alturas, todavía estemos los españoles enredados en el significado de las palabras. Se trata de ataques de hombres contra mujeres y es preciso, de una vez, ponerle fin a esta lacra que cada año provoca cientos de muertes. Lo demás es una banalidad.

Comentarios