jueves 27.02.2020

La división se hace cada vez más evidente

andan los independentistas catalanes a la greña a cuenta de la investidura de Puidemont. Y es que mientras los de Junts per Catalunya solo piensan en convertir en president a su fugado de oro, los de ERC, más pragmáticos, optan por dejarse de gestos simbólicos y nombrar de una vez una Generalitat operativa que pueda comenzar a gobernar. Tal vez en esta postura tenga mucho que ver lo mal que lo debe estar pasando Oriol Junqueras en su celda. También deben apretar todos esos cargos que cobraban magras nóminas que, ahora mismo, están congeladas y, además, se trata de un partido político, no una agrupación de trastornados montadas en torno a un líder carismático (?) como Carles Puigdemont. Para JxCat, lo único que importa es el destino de su cabeza de lista. Y, por el medio, los de la CUP siguen a lo suyo, intentando obtener tajada de esta esperpéntica situación. Y, mientras tanto, los constitucionalistas, ni están ni se les espera. Y es que ni con un enemigo tan claro son capaces de hacer un frente común para defender el Estado de Derecho. Así nos va.

La división se hace cada vez más evidente
Comentarios