viernes 29.05.2020

A falta de funcionarios la culpa ya empieza a ser del PP

RETORCER el código ético de un partido es tan fácil como escurrir una bayeta. A la hora de presentarlo, los políticos adoptan un gesto grave, como si asistiesen al entierro de un familiar muy querido, pero cuando corresponde aplicarlo les entra la risa floja. Da igual el partido al que pertenezcan y al que, por lo tanto, quieran hacer pasar por el adalid de la regeneración, porque cuando llega el momento de aplicárselo a un compañero se olvidan de ese compromiso. Ahora que ha llegado el momento de que la Marea, nasía pa’ganá, demuestre si su manual de buenas prácticas es de obligado cumplimiento para todos o solo para unos cuantos se ha comprobado que efectivamente lo que vale para los demás no vale para la xente do común. Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, y su troupe han aplicado unas gotas de loctite al escaño de la psicomotriz Claudia Delso y ha quedado aposentada per saecula saeculorum. Poco menos que el follón de la cárcel es culpa del PP... Como se entere la jueza Pilar “Perdóname que insista” de Lara aún abre otra pieza de la Pokémon. FOTO: delso, bien acompañada en el palacio municipal | quintana

A falta de funcionarios la culpa ya empieza a ser del PP
Comentarios