• Miércoles, 20 de Junio de 2018

Granados se hace un Puigdemont

A Fraga le acompañó toda la vida la fama de cazador de élite y quizá cuando andaba por el monte, escopeta al hombro, cobrase buenas piezas, pero en el ojeo político fallaba más tiros que un chosco. Solo con recordar cómo le salió Verstrynge, en quien había puesto todas sus complacencias, ya no hay que pensar más ejemplos. A Esperanza “Metomentodo” Aguirre, alumna aventajada de don Manuel, le ocurría otro tanto. El exconsejero Granados es el mejor ejemplo de sus desatinos. Considerado el cabecilla de la trama “Púnica”, aseguró que la coruñesa por consanguinidad –su padre y su abuelo lo eran– Cristina “Supertatoo” Cifuentes estaba liada con Ignacio González, otro pájaro pinto en temas de corrupción, y que entre ambos manejaban la caja del PP en Madrid, lo que le valió que ella le plantase una querella. Ayer tenía que declarar ante el juez, pero ni se presentó en el juzgado ni se sabe dónde está. A ver si se rebautiza como Granats y alquila en Waterloo la casa se al lado de la de Puigdemont.