sábado 16/1/21

Lo horrible está muy de moda

En Ourense, al final, se montó el belén. La cuestión es que su alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, populista donde los haya al más puro estilo Abel Caballero, decidió que, como este ya se había quedado con la exclusividad de las luces, lo suyo iba a ser convertir el centro de su ciudad en un gran portal de belén, con imágenes repartidas por todas las plazas y calles. El caso es que se gastó 18.000 euros en lo que podríamos definir como kit básico: La Sagrada Familia, el buey, el burro y un portalito. Se instaló en el centro y, desde ese día, ya nada fue igual en Ourense. Las figuras son dignas de entrar en la antología de lo kitsch en uno de los lugares preponderantes. Vamos, que feas son poco. Tanto es así que hay quien lo define como macabro y son muchos los que aseguran que tienen pesadillas después de haberlo visto. Y lo más curioso es que cada día hay más gente que acude a verlo.

Comentarios