martes 24/11/20

La lupa se asoma sobre los fastos mareantes del Samaín

 LOS payasos diabólicos no entran aún en la categoría de neotitiriteros urbanos a los que la Marea, nasía pa’ganá, dedicará la Cabalgata de Reyes, puesto que le ha ordenado a la Policía Local mano dura con quienes vayan así disfrazados a Méndez Núñez durante los botellones de Halloween. ¿De Halloween o de Samaín? Más bien de Samaín, que es lo que le mola a la xente do común; le mola tanto que ha organizado una gran procesión para mañana por la tarde. En Semana Santa, nada de nada; para celebrar el Carmen, tampoco, pero esta vez sí, porque, claro, gobernar no significa conocer la historia y saber que la festividad tiene un origen religioso. Pero con ser inquietante que los mareantes tengan tantas lagunas, lo realmente preocupante de los fastos municipales del Samaín es la puerta que abre a las opacas contrataciones que tanto le gustan al Gobierno local: ¿quién facilitará los trajes?, ¿cómo se conseguirán las caretas?, incluso ¿dónde se comprarán las calabazas? Habrá que esperar a ver si en un arranque de transparencia se sabe algo, aunque parece complicado.

Comentarios