sábado 5/12/20

Una malísima idea que acabó muy mal

Hace unos meses, un par de presas acabaron en la enfermería por intentar hacerse unos cubatas con gel hidroalcohólico y, dada su situación, hasta se puede entender la ocurrencia. Lo que tiene menos sentido es que un grupo de rusos decidiese que era una idea buenísima beberse el líquido desinfectante cuando se les terminó el alcohol. Conducir hasta una tienda, en el caso de que estuviese abierta alguna, no era una alternativa, eso está claro. Y se ve que dejar la fiesta tampoco era una opción. Ya se han muerto siete y otros dos están en coma. Aviso a navegantes. foto: un bote de gel hidroalcohólico | aec  

Comentarios