La moderación se impone en Xestoso

LA Cuaresma es tiempo de purificación, de recogimiento, de conversión, incluso de ayuno y abstinencia. Hasta el párroco de Xestoso, Luis Ángel Rodríguez Patiño, es consciente de que la moderación debe imponerse sobre las exaltaciones propias de otras épocas del calendario litúrgico. Quizá por eso en vez de pedir la excomunicón para el presidente de la Diputación, como hizo para Rajoy y los banqueros, se ha limitado a reclamarle que mantenga limpias de follas podres e garabullos las carreteras para evitar accidentes. ¿Qué penitencia impondrá a un feligrés que el Domingo de Ramos deje tirado su ramallo na estrada? FOTO: el reverendo rodríguez patiño | aec