• Miércoles, 17 de Octubre de 2018

Una perversión que ya resulta preocupante

¿QUÉ tendrán los de Podemos con el ladrillo?, porque lo suyo ya va más allá de la perversión. Ramón Espinar, antes de que le diese por zampar mariscadas barateiras por la Galiza ceibe, pegó un buen pelotazo con una vivienda protegida. Igual se gastó la pasta en dos días y por eso tenía que andar de furanchos y mantenerse alejado de las estrellas Michelin. Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Igesias y su compañera, Irene Montero, la que será madre de sus mellizos, él será el padre, tuvieron que convocar un referéndum en los círculos concéntricos para resolver el escándalo del chalé de 600.000 euros. Y ahora se ha sabido que Olga García, concejala podemita en el ayuntamiento de Alcalá de Henares, le adjudicó un piso protegido para jóvenes a una compañera de partido que jamás había figurado en la lista de solicitantes. No hubiese sido mejor que todos ellos hubiesen jugado un poco más al Monopoly cuando eran pequeños. FOTO: los pseudopromotores inmobiliarios iglesias y espinar | aec