• Viernes, 21 de Septiembre de 2018

Una semana agotadora para los abnegados mareantes

ASÍ lo atestigua la Biblia: Dios creó el mundo en seis días y al séptimo descanso. Eran unos tiempos en los que se trabajaba arreo y que nada tiene que ver con los actuales, en los que ya se empieza a disfrutar del ocio antes de haber cumplido seis jornadas dándole al pico y a la pala de sol a sol. Las Sagradas Escrituras de la Marea, nasía pa’ganá, obra, cómo no, de Iago Martínez, el Rasputín de Teis, –hay quien asegura que tenía un negro que se las escribió– recorta aún más la jornada laboral, hasta reducirla a la nada. Y hay más de uno y más de dos que cumplen el mandato a rajatabla, ¡vaya si lo cumplen! Agotados o no, que alguno también hay que se esfuerza, los mareantes estaban ansiosos de que llegase el fin de semana para librarse de la tensión de los días precedentes, en los que la oposición pidió la dimisión de hasta tres concejales: Xiao Varela, Alberto Lema y Daniel Díaz Grandío. Ninguno de ellos es de los que llegan a la cama rendidos y su marcha a casa –o a la Comandancia de Obras, quién sabe– tampoco se notaría, pero reclamar tres ceses en una semana... deja baldado a cualquiera.