jueves 27.02.2020

Los sueños de cada uno


SI el sueño de la inmensa mayoría de los coruñeses es un pleno de la Primitiva, el de los hosteleros –llámales raros– es una licencia de terraza. Pero no, llamarles raros sería injusto, es lógico que sueñen con esos permisos puesto que la Marea, nasía pa’ganá, solo concedió cuatro desde hace meses y, por supuesto, ninguno en el centro. Ya se sabe que a la xente do común le aterra trabajar, pero haber tramitado solo cuatro autorizaciones desde el otoño parece el colmo de la desidia. Y lo peor es que no se puede culpar a un solo concejal de semejante machada sino que con la transversalidad –ese concepto que tan gusta a la progresía y que significa que tú y yo compartimos competencias y así ni tú ni yo tendremos que hacer nunca nada– las atribuciones corresponden a Daniel “El equologista” Díaz Grandío y a Xiao Varela, responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando–. Acabáramos, a ellos sí que lo tocó un premio, y de los gordos, al llegar al ayuntamiento.

Los sueños de cada uno
Comentarios