• Miércoles, 20 de Junio de 2018

El Tour seguirá sin tener un ganador que sea coruñés

 

CUANDO Carlos Negreira ganó por segunda vez las elecciones municipales hace tres años y Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, fue investido alcalde, al presidente del Club Ciclista Coruñés le dio un subidón impresionante. La ciudad iba a ser un velódromo a escala gigante; las calles se transformarían en carriles bici y aquí iban a pedalear hasta las personas sin piernas. En poco años el ganador del Tour habría nacido en Monte Alto. Pero sigue sin haber esprinters, ni escaladores, ni rodadores, ni contrarrelojistas... por no haber no hay ni farolillos rojos. Y es que la movilidad no es una materia que les guste a los mareantes. Siendo Daniel Díaz Grandío el concejal de esa área era difícil que se avanzase aunque solo fuese un milímetro, pero Ferreiro ya la ha rematado. Sin inmutarse lo  más mínimo –¡qué pocas pulsaciones!, ¡habría sido un gran escalador!– ha reconocido que no aplicó ni una sola de las diez medidas que presentó tras la celebración del Foro Movémonos en abril del año pasado. FOTO: el alcalde es más del sillonbol que del ciclismo | aec