lunes 30/11/20

Trece años después y todos los que parece que faltan por llegar

¡vaya diferencia entre el partido de ayer y el anterior que el Deportivo había jugado en Oporto! El de 2004 era un sueño para los blanquiazules, la semifinal de la Champions, y la cosa no acabó mal, un empate a cero, pero el equipo regresó a casa diezmado. Andrade fue expulsado por un golpecito a su amigo Deco que el árbitro, aquel dentista alemán llamado Markus Merk. tomó como una agresión, y Mauro Silva vio una tarjeta amarilla que le impedía jugar el encuentro de vuelta, en el que un penalti destrozó la ilusión del deportivismo de llegar a la final. Cómo ha cambiado todo desde entonces a ahora y lo peor es que no hay trazas de revivir pronto otra situación tan placentera. Quizá los nietos de Mauro o de Andrade disfruten de ella, pero sus hijos... salvo que vivan muchos años, lo van a tener complicado. FOTO: merk expulsa a andrade | aec

Trece años después y todos los que parece que faltan por llegar
Comentarios