miércoles 12/8/20

¿De verdad hacía falta todo esto por un simple informe?

Muchas veces le preguntaron a Fernando Grande-Marlaska en el transcurso de la sesión de control al Gobierno si ordenó a algún alto cargo de Interior que solicitara el famoso informe sobre el 8-M. Y una tras otra, el ministro se negó a contestar, haciendo que, por aquello de que el que calla otorga, la duda razonable se asentara sobre todos cuantos estaban viendo el debate. Entre eso y la crudeza con la que la abogacía del Estado ha arremetido contra la jueza que encargó el informe a la Guardia Civil, junto a los burdos intentos por desprestigiar el trabajo de los agentes y su posterior filtración, de nuevo, a la prensa amiga, tenemos muy claro que la destitución de De los Cobos fue por cualquier causa menos por las organizativas. Lo peor ya no es ver a un juez saltándose la ley, por mucho que sea ministro del Interior. Lo más triste es ver a un Gobierno contra las cuerdas acongojado ante unos folios redactados por unos agentes que podrían señalar que el 8-M no se debió celebrar. Si solo eso es capaz de hacer temblar los cimientos de la Moncloa, ¿qué pasará cuando estemos ante un asunto grave de verdad? FOTO: Fernando grande-Marlaska, muy pensativo | EFE/Chema Moya

¿De verdad hacía falta todo esto por un simple informe?
Comentarios