Un viaje al pasado sin alucinógenos

EL espejo refleja una imagen fidedigna. Uno es como es en la actualidad, no como era hace veinticinco, treinta años, pero si no fuera por eso, sería fácil pensar que había viajado en el túnel del tiempo. Reaparecen los Charlines, en este caso como víctimas de un asalto, con malleira incluida, a su mansión; la Guardia Civil detiene y después deja en libertad a Oubiña por su supuesta relación con una red de tráfico de drogas; la abogada Tania Varela pasa por el juzgado... Y, en cambio, Nacho Carretero no puede vender su libro. Material para una segunda entrega ya va teniendo.