• Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

Un grave pecado en la hoja de servicios del beatífico Junqueras

MENUDA suerte tiene Oriol Junqueras, el presunto hermano gemelo de Miguel Durán, el de la ONCE, con que el juez haya decidido mantenerlo confinado en la trena. Allí lleva una existencia la mar de tranquila y puede dedicar las 24 horas a su plan de vida favorito: ora et labora, es decir, a combinar las alabanzas al Señor y la Virgen de Montserrat con la redacción de su obra cumbre, “Cartas desde mi celda”. Tan ejemplar existencia contrasta con la que llevaba cuando era libre. Según las investigaciones de la Guardia Civil, Junqueras se había montado una trama para contratar a observadores, pagándoles con dinero público, claro, para que avalaran el referéndum del 1-O. O se confiesa y pide perdón, o su carrera hacia los altares sufrirá un parón. FOTO: junqueras, mutado en cartel con motivo de la diada | efe