viernes 21.02.2020

Sueños o realidad

Amigos: “El mundo cambia con tu ejemplo, no tan solo con tu opinión” (Paulo Coelho). Hoy, amigos, no hablaré de lo que hablan todos, la Crisis, los Bancos, y la Prima esa de un tal Riesgo.

Amigos: “El mundo cambia con tu ejemplo, no tan solo con tu opinión” (Paulo Coelho). Hoy, amigos, no hablaré de lo que hablan todos, la Crisis, los Bancos, y la Prima esa de un tal Riesgo. Porque a veces uno en medio de tanta insensatez humana, necesita soñar, tan solo eso, soñar… Dicen que la primera lluvia es siempre la mejor… cierto o falso, no me importa, solo quiero que salgas ahora del capullo en el que te encuentras y vengas aquí, para que puedas mirar que he labrado en las nubes tu mirada, y que he puesto en la tierra húmeda, bajo la lluvia, tu recuerdo, dejando que las gotas ericen la nostalgia de tus besos… y que he soltado tu sonrisa al viento. Ven quiero ver tu alma mojada en gotas de esperanza, quiero llenarme de ti, de tu esencia, de tu presencia junto a mí. Ven aunque sea por última vez. Ya ves… nada ha cambiado, sigue estando el vacío, sigue intacta la nostalgia asomada por una ventana sin paisaje y tu luna dormida, mientras le hablas del amor. Siguen estando tus flores marchitas, las mismas que observabas cada mañana con la misma ternura que a un recién nacido, y acariciabas cada pétalo hasta pincharte con sus espinas. Nunca creció tu atardecer vestido de ocaso solitario, porque el sol sin ti, se oscureció… Ya nada es igual, pues el mar se ve ajeno y solitario. Te recuerdan las estrellas que dibujabas en un papel de plata y que cada Navidad recortabas para colgarlas en el árbol, diciéndome que cada una era un deseo. Estas pasadas Navidades, he colgado sólo una estrella y le he pedido tu regreso a este lugar vacío, a este hueco frío y solemne que necesita una mirada melancólica, un bostezo de espera, unas palabras que suenen bajito de unos labios que ocultan el dolor. No queda espacio para mí, pues cada lugar fue únicamente tuyo, dedicado a tu tristeza, a tu mente perdida por los recuerdos pasados, a tus ojos soñadores, a tus pupilas llorosas por ese puñal que ha ido clavando la soledad en tu corazón. Tu mundo son los recuerdos que esperan dormidos el próximo amanecer que nunca llega. Sólo el tiempo, cura las heridas del alma, aunque siempre quedarán cicatrices, señales que evocan las batallas perdidas en nuestro caminar. Despierto, de que hablaba, de la Crisis?, es la cruda realidad.

Sueños o realidad
Comentarios