Las líneas rojas

Un afamado comentarista resumía el conflicto con esta aseveración:

Pintan bastos

Ellos tienen la baraja. Se quedan con el oro, manejan las espadas,

No hay respiro

Y es que las cifras que nos anuncian no traen “la buenaventura” y menos un respiro en medio de las “malas nuevas”. Otra vez la publicidad que encierra el monocorde discurso del Gobierno queda en ridículo.

Pesadillas

Pesadilla en Barcelona, proclama Cercas en las páginas de “El País”, advirtiéndonos además, de que el servicio secreto alemán denuncia el apoyo de Rusia al independentismo catalán. 

Mayo florido

hoy, quince y martes, podemos –a falta de flores–

Aquí estamos

Les escribo desde León, adonde me trajo un óbito familiar

Resistir e insistir

Ya lo decía la canción: cuando no haya ley de dependencia,

Fichajes y banquillo

así están las cosas, conciudadanos. Iniciada la pelea en Madrid

Ya empezó la carrera

Esto se mueve, que diría el otro. Hierven los mentideros políticos en la capital del reino y sus ecos nos llegan hasta aquí

Contra todo esto

ese es el título del más reciente libro de Manuel Rivas, que añade

Un aviso muy necesario

es peligroso asomarse al exterior. Así avisaba el cartel en los vagones

De regalos y agasajos

Aquí, ya se sabe, somos muy dados a regalar. Por ejemplo al abuelo de Felipe VI le regalaron el palacio de la Magdalena, en Santander y aquí la isla de Cortegada

Por dignidad, ¡váyanse!

el último ¿? desfile de los populares ante una comisión de investigación

Presuntos presupuestos

Ya saben ustedes que presuponer es “dar por supuesta una cosa”

Revienta la charca

¿Recuerdan? La exministra y expresidenta de la comunidad madrileña