Domingo 20.01.2019

Un ladrillo para el Arousa F7

La marcha del torneo internacional alevín Arousa Fútbol 7 supone una pérdida importante para Vilagarcía. Y me da la sensación de que ni...

Los wasaps de la discordia

Recuerdo como si fuese hoy los dibujos animados de mi niñez, muchos de ellos en blanco y negro y más tarde en el color que ofrecía un...

Respeto y equilibrio

En vísperas de la conmemoración del 25-N se suceden los actos organizados por colectivos y concellos para tratar de sensibilizar sobre...

Luz y diversidad

La celebración del “Black Friday”, heredado de Estados Unidos y que inaugura la temporada de compras navideñas con descuentos...

Arousa bien merece el AVE

l alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela, se desplazó a Madrid para reunirse

Rotondas sin luces

La Dirección General de Tráfico ha intensificado sus campañas publicitarias

Policías de prestado

La oleada de robos que estos días salpica a Vilagarcía está generando

Políticos con disfraz

Uno de los motivos que aporta la Ciencia Política para explicar por qué un ciudadano opta por un partido político u otro a la hora de depositar su voto tiene que ver con la teoría de la elección racional.

La filosofía del mar

Tienen callos en las manos, el olor de la salitre impregnado en el cuerpo

Cosas de la política

a política es apasionante. A lo largo de la historia han sido muchas las personas

Bailemos un blues

Empieza el Vilablues. Los ritmos de este festival inundarán la ciudad todo el fin de semana.

La Costa da Fariña

Imperó el sentido común y el Ayuntamiento leonés de Camponaraya

Pasajeros al tren

La pretendida rebaja del billete de tren en el eje ferroviario

Manchados de “fariña”

Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado han asestado duros golpes a las organizaciones que se dedican al tráfico de drogas en Arousa.

Remiendos

La analítica confirmó que el agua que sale de los grifos del colegio Rosalía de Castro de Carril no es apta para el consumo humano

Artículo destacado

La pesadilla

Anoche tuve un sueño. En mi mente aparecía, como en una película en blanco y negro, un niño con pantalones cortos, una camiseta y un jersey con agujeros en los codos y unos zapatos con las suelas desgastadas y los efectos propios de las patadas al balón y a las piedras del camino. Era domingo y, tras el salivazo de rigor en el dedo que hacía las veces de peine, salía con la raya al lado y el…
Lo más..