Viernes 22.03.2019

El bueno, el feo y el malo

Con el permiso de Sergio Leone, que dirigió este film en 1968, no hablaré hoy sobre Clint Eastwood ni sobre Ely Wallach ni tampoco sobre Lee Van Cleef, protagonistas de aquel mítico film. Lo actualizaré con Errejón, Tezanos y el dictador Maduro. Con su cara aniñada Iñigo Errejón ha dinamitado las estructuras de Podemos y es verdad que su rostro infantil le regala una apariencia de bondad que no le reconocen ni sus propios compañeros que padecen las consecuencias del ataque de cuernos que el nuevo nieto de Carmena les ha procurado. Es solo un episodio mas del desmoronamiento de esa izquierda radical y extrema que nació a la sombra del 15M básicamente para defraudar a la legión de cabreados que la crisis produjo en España. Aquella operación política que suscitó grandes expectativas se ha tornado en una fuente permanente de desilusiones, decepciones y frustraciones. Poco han aportado al bienestar de los auténticos sufridores de la crisis, pero sin embargo sí han mejorado las condiciones de vida de todos los miembros del aparato podemita que aplaudieron la compra de la mansión de Iglesias ante la perplejidad de los desahuciados que no pueden entender que aquel que decía sufrir con ellos lo haga desde una fortaleza y rodeado de guardias civiles para su propia tranquilidad y seguridad. Podemos no existe ni en Madrid, ni en Valencia, ni en Cataluña, ni en Galicia, ni en Andalucía, o lo que es lo mismo, el Podemos de hoy es solo una realidad virtual.
El feo para la ocasión es el tal Tezanos que nos acaba de obsequiar con un CIS que no se creen ni en la Moncloa ni en la última sede más recóndita que pueda tener el PSOE en el último rincón de España. Este hombre que, hasta hace dos días, era miembro de la ejecutiva federal de PSOE tiene bien acreditada su falta total de independencia y de escrúpulos. Creo firmemente que este hombre más que un CIS, se hizo un selfie y puso negro sobre blanco los números que a él le gustaría que fueran realidad y para ello se apoya en la demoscopia, pero no en una demoscopia cualquiera sino en la que se sustenta con fondos públicos, o sea, que su fiesta particular la hemos pagado entre todos los españoles. Imagino que el tal Tezanos habrá hecho un número muy sencillo: según su CIS el PSOE tuvo en las últimas elecciones generales dos millones y medio más de votos de los que tuvo en realidad y esta barbaridad se da de bruces contra los 84 diputados que Pedro Sánchez obtuvo en las ultimas elecciones generales.
Y el malo que en esta adaptación cinematográfica protagoniza, por derecho propio, el sanguinario dictador Nicolás Maduro, ex presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela. Tiene a su pueblo oprimido y sufriendo la hambruna con la que les castiga el dictador. No tienen alimentos, ni medicinas, ni libertad. Es un pueblo secuestrado que huye por millones de su tierra, una tierra inmensamente rica por sus recursos naturales que solo le procura pingües beneficios al dictador y a sus acólitos que no dudan en disparar a sus compatriotas que en las calles reclaman justicia y libertad. Juan Guaidó, el presidente legítimo de Venezuela lidera un tsunami de esperanza y de ilusión de todo un pueblo victima de sus malos gobernantes y sufridor de los caprichos de un ególatra enfermizo. Hoy mismo en todo el mundo nos manifestamos para pedir unas elecciones libres en Venezuela, ahí estaremos para apoyar a nuestros hermanos venezolanos que con tanto cariño recibieron a miles de gallegos, hace muchos años, que allí fueron a labrarse un futuro y recibieron la oportunidad que merecen todas las personas de bien.

El bueno, el feo y el malo
Comentarios