• Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

La ocupación, en niveles de 2008

el pasado viernes conocimos los datos de empleo y cotizantes

el pasado viernes conocimos los datos de empleo y cotizantes a la Seguridad Social del mes de abril. Y realmente, sorprendieron por buenos. Andábamos un poco apesadumbrados con los del primer trimestre y, sin embargo, hay que decir que el segundo trimestre comienza con muy buen pie. Hay muchos datos clave, así que empecemos por destacar que ya se ha recuperado todo el empleo indefinido perdido en la crisis; el 75,6 por ciento de los puestos de trabajo y la ocupación que había en 2008. Además, el 74 por ciento de los asalariados tiene un contrato indefinido y ya somos 3,2 millones de autónomos. Ya hay más mujeres trabajando que antes de la crisis y cerca de 18,7 millones de cotizantes a la Seguridad Social. El dato negativo y que se nos puede olvidar es que aún hay 3,3 millones de personas que no tienen un puesto de trabajo, que siguen en el paro.
Por eso, y porque muchas empresas, pequeñas y medianas, aún no presentan beneficios y teniendo en cuenta que son las que más empleos generan en España, las plantillas van creciendo lentamente. En muchos casos, estas empresas se ven en la tesitura de elegir entre contratar o subir salarios. Y en esas seguimos, aunque a muchos se les llene la boca con la subida de salarios sin tener en cuenta el sector o el tamaño de la empresa, si tiene beneficios o aún lo está pasando mal. Se habla mucho, la izquierda y los sindicatos, de los beneficios de las grandes empresas. Pero saben perfectamente que no son las que crean la mayoría del empleo.
Claro que todo el mundo quiere que los salarios mejoren y lo harán, cuando muchas empresas no se vean en el complejo momento de elegir empleo o salario. Aún así, muchas empresas ya están subiendo salarios y se nota en el consumo. La prueba es que una parte del crecimiento de la economía se explica por ello. También se nota en el fuerte aumento de los créditos al consumo, tanto que el banco de España ya está alertando sobre ello. El PIB de España sigue creciendo a tasas del 3 por ciento, muy por encima de los países de la UE, y parece que así va a seguir este 2018. Una pena que los sindicatos y la izquierda, a los que por cierto les vino de lujo la reforma laboral, sigan insistiendo en su derogación, en lugar de consensuar una nueva vuelta de tuerca para seguir favoreciendo la creación de empleo.