Jueves 23.05.2019

El peligroso amor al riesgo de Solari

Solari llegó al Madrid con su rostro aniñado y su cadencioso acento porteño. Escondido bajo el chándal llevaba un bisturí que esgrimió en la rueda de prensa previa a su primer partido: “Vamos a jugar con dos cojones”. No se sabe si llegó a castrar a algún futbolista, pues en una alineación hay veintidós cojones, pero ahora que ya no está al frente del equipo empiezan a conocerse  comentarios que hizo a sus jugadores y en los que él era quien se exponía a la esterilización. A Isco le dijo: “Ni siquiera puedes subirte a la báscula” y a Keylor Navas: “Hagas lo que hagas, yo ya he elegido a mi portero”. Tal vez ama el peligro.

El peligroso amor al riesgo de Solari
Comentarios